LA MAFIA ÁRABE Y EL ZÓHAR

iStock_000016726080Small-720x340

Shimon Sarfati ha sido profesor en el Centro de Kabbalah durante más de veinte años. A continuación encontrarán una reimpresión de un artículo que publiqué hace años acerca de una historia increíble que se desarrolló a lo largo de muchos años con Shimon.

“Hace varios años me encontraba en París. En aquellos días, los profesores acostumbrábamos ir de puerta en puerta para hablar de Kabbalah y tratar de vender Zóhars. Un día alguien me dice que hay un centro comercial en las afueras de París y que allí la gente estará interesada en comprar el Zóhar. Me dieron la dirección. Me perdí en la carretera. Decidí no perder demasiado tiempo, así que tomé una salida de manera aleatoria. Cuando llegué a la autopista, me estacioné y fui al primer edificio que encontré.

ShimonS_sEmpecé a tocar puertas. Un hombre me abre una puerta. No sé por qué, pero le dije: “Tu padre me envió a verte.” La persona casi se desmayó. Me gritó: “¿Quién te ha enviado?” Me di cuenta que estaba un poco alterado, así que le dije lo que pasó; cómo me perdí. Excepto que él no me creyó. Me exigió saber quién me había enviado. De nuevo le expliqué y finalmente después de haberme hecho más preguntas, se dio cuenta que nadie me había enviado.

Entonces me dijo: La noche anterior había tenido un sueño acerca de su padre que había fallecido hace unos  años. Hoy resultaba ser el aniversario de la muerte de su padre. Entonces él me preguntó: “¿Qué puedo hacer yo para ayudar al alma de mi padre?” Le dije que nuestro Centro de Kabbalah en París necesitaba una Torá y que la donación para una Torá completa eran 36 mil euros. Le ofrecí la oportunidad de hacer una dedicatoria, y él estuvo contento de hacerlo.

Entonces escribió dos cheques cada uno por 18 mil euros. Él lloró y me dio las gracias. Me dijo que yo era su mensajero y que estaba muy agradecido.

Tres días después me llamó y dijo: “Shimon quiero reunirme contigo. Quiero darte dinero en efectivo en lugar de cheques”.  Nos encontramos en su sala de exposición en París. Me acerqué a él y rompió los cheques frente a mi cara. Entonces me dijo: “¡Sal de aquí!” Le pregunté qué había sucedido y dijo: “He hablado con algunos rabinos. Me dijeron que tú y tu organización son unos ladrones. “Entonces me dijo que me fuera. Antes de irme le dije de frente, “No hay problema, pero diste ese dinero y no te pertenece ni a ti o ni a mí,  pertenece a Rabí Shimón bar Yojai,  así como la Torá que tú dedicaste.” Y entonces me fui.

Trece años más tarde, estoy dando clases en el Centro de Kabbalah en Miami. Cada mañana me gusta dar conferencias a los profesores más jóvenes sobre la importancia de la conciencia y dar algunas lecciones avanzadas sobre la Kabbalah. Esa mañana en particular, estaba compartiendo la historia que sucedió hace trece años en París. Estaba explicando cómo a menudo nos volvemos ciegos a la verdad cuando oímos cosas negativas; cómo nos olvidamos de los milagros cuando algo desafía nuestra certeza.

Tan pronto terminé de contar esta historia, recibí una llamada de Eliyahu Bouhanna, maestro en París. Me pregunta si conozco a un hombre llamado Moshe. Me dijo que Moshe me conoció hace trece años y que se comprometió a donar dinero para una Torá. Supe de inmediato que hablaba de la misma persona. Moshe le dijo a Eliyahu que ahora estaba en bancarrota. Había perdido todos los edificios que poseía y también su negocio. Ahora era casi un indigente. También había tenido dos ataques al corazón. Moshe había dicho que se había dado cuenta que algún día tenía que devolver el dinero.

Eliyahu_sLlamé al Rav (el Kabbalista Rav Berg) en Nueva York y le conté toda la historia. El Rav dijo que este pobre Moshe desperdició trece años de su vida, pero al menos era bueno que por fin se había dado cuenta qué era lo que necesitaba hacer para su corrección. En fin, en los siguientes años Moshe volvió a levantarse. Permítanme decir, que no siempre estaba haciendo el trabajo más honesto. Pero comenzó a acudir al Centro y aprender Kabbalah,  y así ojalá que pudiera dar un giro a su vida.

Por cierto, uno de los estudiantes cercanos en el Centro de París fue Terry Aboujedid. Terry y Moshe se hicieron amigos. Terry había dado a Moshe una edición de bolsillo del Zóhar y le dijo que siempre la mantuviera junto con él, las 24 horas del día. De repente, Moshe poseía algo de dinero. Terry le dijo que devolviera el dinero para la Torá.

Moshe le dijo a Terry que no podía, que algunas personas de la mafia árabe de París, le habían prestado mucho dinero. Los usureros. Debía una gran cantidad de intereses por el préstamo y los árabes estaban pidiéndole que devolviera el dinero. Moshe explicó que sabía que tenía que pagar al Centro pero los árabes ya habían amenazado a su familia. Ellos querían encontrarse con Moshe alrededor de las 11 esa misma noche, en el Bois de Boulogne, el parque a las afueras de París. Moshe dijo que tenía miedo de no asistir, ya que podrían lastimar a su familia.

BOIS-BOULOGNE_s

Terry le dijo a Moshe que él podía dar el dinero a la Luz o a la oscuridad y que Moshe no debería ir a encontrarse con ellos en el parque. Moshe dijo: “Entiendo lo que dices, pero los árabes amenazaron a mi familia. No voy a pagar el dinero, pero iré a verlos esta noche”. Terry se ofreció a ir con él, pero Moshe se negó. Terry dijo: “Asegúrate de que tienes tu Zóhar y escanea los 72 nombres de Dios.” Moshe prometió hacerlo.

TERRY ABOUJEDID CONTINÚA LA HISTORIA DESDE PARÍS:

Le dije a Moshe que me llamara tan pronto como hubiese terminado con los árabes. No tuve noticias suyas en toda la noche. Por la mañana recibí una llamada. Era él. Me dijo que cuando llegó a Bois de Boulogne, lo esperaban cinco árabes. Moshe dijo que el jefe del grupo se acercó a él y le dijo: “¿Dónde está mi dinero?”

Moshe dijo: “No puedo dártelo. No lo tengo ahora. Me comprometo a pagarte cuando lo tenga”. Moshe estaba dispuesto a morir allí mismo y evitar que su familia fuese lastimada. Entonces el jefe le dio a Moshe una pequeña bofetada. “Estaba seguro que era el fin de mi vida”, me dijo Moshe. El jefe le dijo a Moshe que quería una sola cosa de Moshe. “¿Qué es?” preguntó Moshe . El jefe dice: “Sólo dame todo mi dinero, solo el capital, sin intereses.” Moshe se quedó atónito y le preguntó por qué. El jefe árabe dijo: “Yo sólo quiero terminar este negocio contigo y luego alejarte de mi vida”. Esto ya era un milagro para Moshe, porque el monto de los intereses era enorme. Una vez más, Moshe le preguntó: “¿Por qué estás haciendo esto?

El jefe árabe puso su mano dentro de una caja. “Yo estaba seguro que era un arma”, me dijo Moshe.  A continuación, el jefe árabe le dice: “Tienes suerte Moshe. Hace una semana, me encontré con un amigo de la escuela, en la época de mi infancia”. Repentinamente ¡el árabe saca el Zóhar! Le dijo a Moshe que no iba a hacerle daño y que sólo quería recuperar su dinero.

Moshe se sorprendió y le dijo: “¿Cómo diablos sabes de este libro – ¡Yo tengo el mismo”. Moshe sacó el Zóhar y dijo “¿Quién es tu amigo?”. El jefe árabe ahora estaba asustado y dijo: “Mi amigo es Terry Aboujedid.”

¡Era yo!

Conocí a este árabe cuando estábamos en la escuela.

Me había encontrado con él una semana antes, le di un Zóhar y le conté todo acerca de la Luz, la energía y el poder. Ahora Moshe y el árabe se están abrazando como si fueran viejos amigos. Un judío y árabe abrazándose en el parque. Ambos estaban asombrados. El árabe le dijo a Moshe que le devolviera el préstamo una vez que consiguiera el dinero. Sin presión del tiempo. Éste fue un milagro increíble. Increíble. Y Moshe finalmente pagó todo el dinero al Centro de Kabbalah para la Torá, trece años más tarde.”

VER MAFIA SEGUNDA PARTE PARA UN MILAGRO AÚN MÁS EXTRAÑO QUE OCURRIÓ CON TERRY ABOUJEDID DESPUÉS DE ESTA HISTORIA.

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>