ÉL PODER Y SECRETO DEL AMÉN

power-button

La palabra amén es, sin duda, una de las palabras más populares y recitadas en la historia humana.

Es interesante notar que el poder, antigüedad y universalidad de Kabbalah se comprueba, sin duda alguna, a través del secreto antiguo que tiene que ver con esta antigua y duradera palabra. ¿Cómo es que el amén comprueba la antigüedad de Kabbalah? Lo explicaré en breve.

El Zohar nos dice que aquellos que pronuncian la palabra amén después de una oración son profundamente más importantes que aquellos que recitan la oración..  

Dice el Zóhar:

Aquel que responde Amén es más valioso que aquel que hace las bendiciones.

ZOHAR VOL 22 7:36

¿Por qué?

¿Cómo es que una única palabra y afirmación es mucho más importante que aquel que recita páginas y páginas de plegarias?

Responderemos esto en un momento.

El Zohar también dice que aquellos que pronuncien ”amén” y comprendan su verdadero significado, serán bendecidos, salvados y protegidos de sus enemigos que buscan aplastarlos. Las personas que conocen y utilizan el poder del “Amén” reciben Luz y bendiciones en este mundo y en el paraíso futuro.

Increíble.

¿Por qué es tan poderosa esta única palabra?

Responderemos eso en un momento.

El Zóhar dice que aquellos que no entienden ni pronuncian Amén, causan que las puertas del cielo se cierren y así, las bendiciones no pueden recaer sobre ellos. El resultado es oscuridad. Mira a tu alrededor.

El Zóhar afirma::

“…Quien haya escuchado una bendición hecha por alguien, pero no haya meditado  en su corazón el Amén…cierra las puertas…ninguna bendición se abre para él…Ay de él, y ay de su alma.”

ZOHAR VOL 22 7:36

¿Cómo puede una única palabra tener el poder de sellar las puertas del cielo e impedir que la Luz y energía que irradian del Creador entren a nuestras vidas?

Descubriremos la respuesta en breve.

LA UNIVERSALIDAD DEL AMÉN

Amén es universal.

Cristianos, Musulmanes, Israelitas todos han usado esta palabra en plegarias y meditaciones por milenios.

El uso conocido más antiguo de la palabra amén es del Antiguo Testamento, la Torá. Por ejemplo, en el libro de Números, versículo 22, dice: “y la mujer deberá decir, ‘Amén, amén’”.

La cristiandad adoptó esta palabra hace 2 mil años, recitándola al final de las oraciones e himnos. Hoy en día, los cristianos alrededor del mundo gritan Amén siempre que pueden.

El Islam también usa la palabra para terminar sus súplicas, conocidas como dua.

De acuerdo con Wikipedia:

Los Musulmanes usan la palabra  ʾĀmīn (Árabe: آمين‎) cuando concluyen una plegaria , y especialmente después de recitar la primera surá (Al Fatiha) del Corán, con el mismo significado que en el Judaísmo y Cristianismo. Además, en el Islam, los musulmanes dicen “Amiin”cuando se espera algo bueno después de decir algo. Por ejemplo: Quisiera que todas las personas en el mundo pudieran unirse y vivir en paz, Amiin ya Allah o lo mismo que decir Amén por Eso en el Cristianismo.

Solo que nadie sabe lo que realmente significa amén a un nivel más profundo, o su propósito verdadero y su función en las oraciones, incluyendo a laicos y hasta autoridades religiosas de todas las religiones del mundo.

Piénsalo.

Nadie sabe el secreto detrás de la palabra amén, sin embargo el mundo ha estado usando la palabra por siglos.

¿Será que el significado literal de la palabra en sí es magnético y cautivador?

Difícilmente.

EL SIGNIFICADO LITERAL DE AMÉN

Revisa en Wikipedia o cualquier otra fuente y encontrarás una definición básica de amén. Puede significar realmente o verdaderamente. O la definición algunas veces es: Así sea.

Ahora haganse una pregunta: ¿Esta definición literal de la palabra es el motivo por el cual amén es tan poderoso, prevalente y universal?¿Será la expresión “Así sea” tan maravillosa, inspiradora, emotiva y significativa que ha conseguido integrarse al vocabulario de las grandes religiones del mundo por miles de años, y hasta hoy en día?

¿Es ésta la razón por la cual es tan popular y poderosa y por la cual tiene tanta prevalencia que nunca se ha ido de la conciencia de la humanidad por más de tres mil años?

Piensalo.

Amén es tan ubicuo y omnipresente en nuestro mundo como el aire que respiramos. Nunca ha salido de la lengua de la humanidad. Es probablemente la palabra más mencionada en la historia humana. Es tan generalizada, que no la valoramos y nunca hacemos preguntas sobre ella.

Preguntas como:

¿Qué significa realmente?

¿Cuál es su propósito?

¿Qué función tiene?

¿Qué nos atrae a ella?

¿Qué en nuestra mente subconsciente ha magnetizado esta palabra a nuestros labios, siglo tras siglo?

Algunos dicen que la palabra origina en el dios egipcio Amen-Ra. Pero no hay explicaciones de por qué o cómo es esto así, ni nos da un propósito profundo acerca de su papel y función.

Además, el primer uso de la palabra exacta “amén” en oraciones, como lo mencioné anteriormente, es de hecho en la Torá.

EXISTE UNA RESPUESTA

Existen respuestas a cada una de las preguntas hechas en este artículo. Se encuentran en la sabiduría del Zóhar. Solo el Zóhar explica el propósito y significado de amén y, al hacerlo, prueba que amén es un término Kabbalístico puro y auténtico del Zóhar, una tecnología  que subyace y fortalece todos los credos del mundo.

Amén no tendría ningún sentido si no fuera por la explicación del Zóhar. Lo cual prueba que la Kabbalah es más antigua que la misma Torá, como los Kabbalistas ya entendían, dado que Abraham escribió uno de los primeros libros de Kabbalah muchos siglos antes de que la Torá le fuera revelada a Moisés.

Ahora vamos a resolver un antiguo secreto sobre el amén, y a su vez, aprenderemos cómo alterar y enriquecer nuestras vidas a través de las oraciones y la meditación más allá de lo que nos podríamos atrever a imaginar.

DECONSTRUYENDO LA REALIDAD

No puedes entender la tecnología subyacente de la palabra amén sin entender algunos simples conceptos del Zóhar. Así que, primero, permíteme compartir algunas reflexiones básicas de Kabbalah 101 antes de decodificar la palabra y revelar el propósito del amén.

diez dimensiones2000 años antes de la ciencia moderna y de la teoría de supercuerdas, el Zóhar dijo que la realidad verdadera existe en Diez Dimensiones. Estas dimensiones se desglosan de la siguiente manera:

Existen nueve dimensiones que se ocultan de nosotros, a las que llamamos la realidad del 99%. Se le llama del 99% porque 99% de la verdadera realidad, está escondida ahí. Este reino del 99% es la verdadera fuente de todas las bendiciones, placer, buena fortuna y de la vida misma. Es un reino de energía superior pura. Es aquí en donde encontramos la verdadera Divinidad y milagros.

La décima dimensión es nuestro mundo. La realidad física. Aquí solo encontramos el 1% de la realidad, debido a las limitaciones de nuestros cinco sentidos. Éste es un mundo de oscuridad, caos, de dolor y sufrimiento. Existe Luz en nuestro mundo en forma de progreso, felicidad, avances tecnológicos, paz y prosperidad, solo cuando nuestro mundo se conecta con la fuente, esta realidad oculta del 99% .

Si desenchufamos una lámpara de su fuente de poder – la toma en la pared – la lámpara de pronto se oscurece. La vida funciona de la misma manera. Necesitamos enchufarnos, y a nuestro mundo, a la realidad del  99% para poder aprovechar la Luz espiritual, la Energía excelsa que anima nuestro universo y todo en él, incluyendo cada átomo en existencia.

Imagina los cables de electricidad que corren dentro de un edificio. Todo el cableado, toda la corriente, todos los generadores están en su lugar, listos para operar. La única manera para experimentar y manifestar el poder es encendiendo el interruptor.

Si el interruptor se mantiene en la posicion de “apagado”, no habrá luz, ni calor, ni aire acondicionado, ni televisión, nada en el edificio.

Ese es el rol del amén.

Todas las oraciones que pronunciamos son simplemente los cables con los que atraemos la corriente de Luz a esta realidad física. Amén es el interruptor de encendido-apagado que debemos encender para que la Luz brille en nuestra vida.

¿Cómo sabemos esto?

¿Cuál es la prueba?

¿Dónde está la evidencia, el diseño y la ingeniería detrás de esta palabra que ilustra esta función?

DECONSTRUYENDO LOS NOMBRES DE DIOS

Dios no tiene un nombre literal. Nombre es el código de una fórmula o rasgo particular y atributo que Dios emana.

Dicho de otra manera, un Nombre de Dios es un código o símbolo y una tecnología que trae un flujo de energía a nuestra realidad física. Diferentes Nombres de Dios cumplen diferentes funciones, de la misma manera que diferentes aparatos utilizan electricidad de diferente manera. Los hornos crean calor. Los refrigeradores crean frio. Resultados opuestos de la misma fuente de energía. Así que los diferentes Nombres de Dios traen diferentes fuerzas de energía, a veces opuestos en su propósito, a nuestro mundo. A veces necesitamos despertar misericordia. A veces necesitamos despertar juicio. A veces necesitamos sanación. A veces prosperidad.

tetragramatonDe acuerdo al Zohár (Volumen llamado Pinjás), El Nombre de Dios que se refiere a toda la realidad del 99% se llama Tetragrámaton. Es nuestro cable y conducto del reino del 99% en donde reside un infinito e interminable flujo de corriente espiritual. Está hecho de cuatro letras y se escribe de derecha a izquierda.

Esas letras hebreas se llaman Yod, Hei, Vav y Hei y están escritas de derecha a izquierda (observa el diagrama a tu derecha).

Nunca pronunciamos este Nombre de Dios. Solo lo escaneamos con nuestros ojos cada vez que se nos atraviesa este nombre durante una conexión de rezo. La razón para esto es simple: Este nombre está por encima de nuestra realidad. Se encuentra en un reino de conciencia pura y energía.

ojosPor ejemplo, en nuestro mundo físico, no conocemos el pensamiento de otra persona a menos que esa persona exprese su pensamiento a través del habla. La boca. La boca entonces está asociada con nuestro mundo físico.

Por esa razón el habla es considerado un nivel más bajo que la mente, pensamiento y conciencia. Y así, para mejorar nuestra conexión con el reino de conciencia y el Pensamiento Divino, la realidad del 99%, solo necesitamos hacer una conexión visual con este Nombre de Dios, en particular. Ahora presta mucha atención a la siguiente idea.

Hay otro Nombre de Dios que también se construye de cuatro letras. Este Nombre de Dios en particular, se llama Adonai y representa nuestra realidad física, o el reino del 1%. Recuerda, éste es el reino del habla.

AdonaiDurante miles de años, judíos (israelitas) fueron enseñados a pronunciar el Nombre de Dios Adonai, al leer, otro Nombre de Dios conocido como el Tetragrámaton. ¿Por qué? Nadie sabía por qué y nadie se molestó en preguntar. Durante miles de años, y hasta el día de hoy, prácticamente cada israelita y Rabino (a menos que fuera Kabbalista) no tenía idea de por qué hacían eso. Sin embargo, la respuesta estuvo en el Zóhar durante dos mil años.

De nuevo, ¿por qué vemos y leemos un Nombre de Dios en particular en un libro de rezo pero recitamos en voz alta un Nombre de Dios completamente diferente? La respuesta habitual que fue dada es que el Nombre de Dios conocido como el Tetragrámaton es simplemente muy Santo y Sagrado para pronunciarlo.

Esto es sólo parcialmente cierto y es sólo una interpretación literal.

El hecho es que, todo está basado en una alta tecnología. Asi de simple.

Los ojos corresponden al reino del 99%. Así que cuando vemos el Nombre de Dios llamado el Tetragrámaton, estamos conectando nuestro cuerpo y alma al reino del 99% Estamos enchufándonos, por así decirlo. Esto no es diferente de enchufar una lámpara a la toma de la pared para conectar a la corriente eléctrica invisible.

bocaLa boca humana corresponde al reino del habla, nuestro mundo físico llamado el 1%, en donde nuestra conciencia, mente y pensamiento se manifiestan por medio del poder del habla y las palabras. Las letras y palabras son el vestido, la ropa que nuestros pensamientos usan.para que nuestras ondas cerebrales invisibles y pensamientos puedan ser transportados y transmitidos a otro ser humano.

Ahora presta atención: cuando nuestros ojos ven el Tetragrámaton, estamos enchufándonos a la corriente de energía del 99%. Cuando nuestras bocas hablan, estamos trayendo esa corriente de energía a este mundo físico, al expresarlas por medio del habla. Por lo tanto, pronunciamos el Nombre de Dios Adonai para atraer esta corriente a nuestra dimensión física, porque este Nombre de Dios único, representa y encarna el mundo físico.

nombre de DiosBastante simple, ¿verdad?

Utilizando nuestros ojos y boca y los dos Nombres de Dios, unificamos los dos reinos.

Entonces, imagina el Nombre de Dios conocido como el Tetragrámaton, siendo una estación de Poder Nuclear generando electricidad. Ahora imagina el Nombre de Dios conocido como Adonai como los cables que van de la estación de Poder a nuestra casa.

¿Entendido? Bien. Así que ahora ya tenemos una conexión completa, a la fuente de energía, establecida, y hemos traído exitosamente este poder y energía a nuestro hogar personal.

Pero aún no hay luz en la casa. Aún no hay energía en funcionamiento ¿Por que?

Aquí es en donde entra el amén.

Amén es el interruptor de encendido y apagado en la pared. Amén es el botón de encendido en el sistema de calefacción. Amén es el control remoto que enciende la televisión y la perilla que enciende tu aire acondicionado, permitiéndote expresar todo este poder diverso de maneras prácticas, generando calor o frío o entretenimiento.

Amén es el botón de encendido y apagado de la vida.

Es por esto que el Zóhar dice, aquellos que reciten la palabra amén son mejores que aquéllos que recitan las oraciones. Profundo. Amén es incluso más importante que todas las oraciones.

Después de todo, ¿de qué sirven todas las oraciones (electricidad) si no tenemos ningún aparato en nuestra casa e interruptores para encenderlos y enriquecer nuestras vidas? Las oraciones son prácticamente inútiles, hablando sin el amén que encienda.el interruptor.

Y estos secretos detrás de la palabra amén son encontrados en una pieza de evidencia simple pero profunda.

LOS NÚMEROS NO MIENTEN

El antiguo Zóhar explica que el nombre de Dios Tetragramatón, tiene valor numérico de 26. Es por esto que el número 26 representa la realidad espiritual del 99%.

El Nombre de Dios conocido como Adonai tiene un valor numérico de 65. Por eso el número 65 es un código que representa a todo nuestro mundo físico.

26Asegúrate que esto quede firmemente implantado en tu mente y que lo entiendas claramente. Sólo por si acaso, vamos a repetirlo.

26 es el valor numérico del nombre de Dios que conecta al 99%. La fuente de toda Luz y bendiciones.

65 es el valor numérico de nuestro mundo físico del caos. El mundo que desesperadamente necesita de la Luz y bendiciones que radican en el 99%.

El propósito de orar es conectar y unir el 99% y el 1%. Como pueden ver, Dios no contesta nuestras oraciones. Nosotros contestamos nuestras oraciones al conectarnos a la realidad del 99%, el reino de energía divina y Luz de Dios, donde todas las respuestas a nuestras oraciones radican. Dios es la fuente de milagros y bendiciones, pero no es el hacedor de milagros y bendiciones. Ese es nuestro trabajo.

Dios nunca dice NO a nuestras oraciones.

Nosotros somos quienes decimos NO cuando nos desconectamos de la fuente de toda energía divina. No puedes culpar a la electricidad por no iluminar tu casa oscura, porque olvidaste conectar tu lámpara al contacto de la pared o, porque olvidaste encender el interruptor de la fuente de poder.

Éste, es el por qué el Zóhar dice “quien quiera que escuche una bendición que alguien hiciera pero que no meditara de corazón en el Amén… las bendiciones no se abrirán para él… pide por él, pide por su alma.”

Dios no es una persona que castiga. El individuo simplemente se corta a sí mismo de la Luz.

Este secreto se encuentra en la aritmética simple.  

Si unimos el 99% y el 1%  -la fuente espiritual con la realidad física-, obtenemos el número 91.

¿Por qué?

Porque 26 (el Reino espiritual) más 65 (el Reino Físico) es igual a 91.

¡Listo!

Por cierto, el número 91 también se puede obtener sumando 9+1 (de 91) lo que equivale a 10. Esto corresponde a la unificación de las 10 dimensiones.

Entonces, ahora tenemos en total de las diez dimensiones alineadas, conectadas y unidas como una, aún hay algo que falta.

Ahora necesitamos ese simple interruptor para encender la fuente de poder.

Presiona Amén.

¡Amén tiene el valor numérico 91!

¡Es correcto! Las letras hebreas que conforman la antigua palabra Amén, suman el número 91.

Fue diseñado de esta manera a propósito por los kabbalistas cuando el lenguaje hebreo empezó aexistir en este mundo ¡Al inicio de la civilización!

Cuando pronunciamos Amén (el habla y la boca representan nuestro mundo físico) unimos las dos realidades y encendemos el interruptor.

Éste, es el por qué decimos Amén y el por qué Amén = 91.

amenA continuación una simple analogía para ayudarnos a entender: Las oraciones que recitamos son los cables y alambres que nos conectan a las diez dimensiones y a la realidad del 99%. Pero necesitamos encender el interruptor después de construir nuestra red de cables. La red son todas las oraciones que nos han dado los kabbalistas. Y son las oraciones recitadas por las personas de todas las religiones.

Sin embargo, si no sabemos lo que está sucediendo, si recitamos ciegamente amén, sin entendimiento alguno de la red de energía divina que fluye en estas dimensiones y sin tratar de unir y conectar todo, es como sentarse en un cuarto oscuro y no encender el interruptor de la lámpara. Podemos orar día y noche para que la luz aparezca. Pero no sucederá. Necesitamos encender el interruptor.

Amén no es una palabra o término al azar que significa “así sea”. Es el antiguo interruptor que permite que el “así sea”, suceda.

Como acabamos de ver, estos Nombres de Dios tienen un diseño ex profeso detrás de ellos. Todo se basa en las diez Sefirot de la Kabbalah, la estructura de diez niveles de nuestro universo, que también se conoce como el Árbol de la Vida.

Esto prueba que la tecnología revelada sólo por el Zóhar subyace en la palabra Amén y por lo tanto subyace en todas las oraciones de todas las grandes religiones. La tecnología del Zóhar tiene el poder de ayudar a los israelitas, cristianos y musulmanes a traer oraciones auténticas de Luz y bendiciones a este mundo.

Y no tenemos que preocuparnos por los judíos negativos, cristianos malvados o militantes musulmanes radicales. Sus oraciones no conectan con el 99% por lo que, no se les da Luz  por sus acciones. Al contrario, todas sus acciones traen oscuridad.  Las únicas oraciones que se contestan son aquéllas que traen Luz a todo el mundo, en especial cuando oramos por otros.

Depende de nosotros y de la Kabbalah traer Luz a este mundo al entender la tecnología Kabbalista, como la sabiduría que subyace en Amén.

¡Así es como generamos que desaparezca la oscuridad!

Hay oscuridad en nuestro mundo sólo porque hemos fallado en prender la luz. No porque Dios diga “no” o porque no haya una fuente divina de luz. Es porque no hemos entendido cómo utilizar Amén y los Nombres de Dios para traer Luz.

Pronto publicaré otro artículo en este tema del Amén. El próximo artículo revelará aún más asombrosos secretos sobre Amén que el Kabbalista Rav Berg ha revelado. Estos secretos no son nada menos  que poder en materia prima épica cambia el mundo.

Armados con estas enseñanzas adicionales de Rav Berg sobre Amén, literalmente podremos desaparecer toda oscuridad e influencia negativa de este mundo.

Para bien. (para siempre).

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

3 Responses

  1. Yojanán dice:

    Muchas gracias por compartir este excelente artículo.
    Unidos en la Luz
    Yojanán

  2. Luz Milena dice:

    Gracias.-

  3. hugo villarreal gonzalez dice:

    excelente para seguir estudiando todo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>