EL FIN DEL ESPACIO

atoms-sharing

La porción de la Torá, Vayigash, correspondiente a la semana pasada y la porción Vayejí, correspondiente a la actual, no tienen NADA de espacio entre sí en el pergamino de la Torá . Esto es único. Como explica el Kabbalista Rav Berg, las porciones de la Torá tienen un espacio entre sí. Como los capítulos de un libro. Pero no esta. No esta semana. No este Shabat.

Esto es profundo. ¿Por qué?

Porque esta sección sin espacios del pergamino guarda  el secreto de la inmortalidad y de la paz mundial. Averigüemos cómo.

Los átomos son inmortales.

Eso es un hecho científico.

Los átomos que nos forman a tí y a mí y al mundo son tan antiguos como el universo, que tiene 13.7 millones de millones de años de edad.

Entonces, ¿por qué morimos si los átomos nunca mueren?

Una sola razón: Las formas que toman los átomos no son inmortales. Las formas pueden deshacerse, incluso cuando las piezas individuales “viven” para siempre.

Cuando hay espacio entre los átomos, la forma creada por los átomos desaparece, exactamente de la misma manera en que el espacio entre las piezas de un rompecabezas crea caos.

Si retiramos todo el espacio entre piezas aleatorias, el rompecabezas se resuelve súbitamente y se ordena perfectamente.

De la misma manera, cuando la humanidad finalmente retire todo el espacio entre las personas, al retirar el bloqueo del ego, nuestros átomos se volverán a unir para crear el rompecabezas perfecto que eres Tú.

Es ahí cuando todos nos volveremos inmortales.

El concepto de La resurrección de los Muertos realmente significa que todas las construcciones que “formaron” a todas las personas de la historia, se volverán a unir, como un rompecabezas.

Verás, no hay tal cosa como un átomo. Los  átomos son, en realidad, partículas de conciencia. Los átomos son realmente chispas de la Vasija despedazada, el alma única de la humanidad que fue creada por la Luz. Hace 2,000 años el Zóhar dijo que cada chispa individual de la Vasija despedazada contiene un polo positivo, un polo negativo y un polo neutral. El positivo es la conciencia de compartir. El negativo es la conciencia y el impulso de recibir. Y el neutral es la conciencia del libre albedrío para elegir entre recibir egoístamente y compartir sin interés propio. Los Físicos simplemente eligieron llamar a cada una de las chispas de la Vasija despedazada “átomo”. Los Físicos simplemente eligieron llamar a estas tres fuerzas de conciencia “protó”, “neutrón” y “electrón”. El lenguaje nos ha confundido. Y a ellos. Pero esto fué a propósito. Necesitamos merecer y ganarnos la simple verdad de que nuestro universo está hecho de la Vasija despedazada, que es pura conciencia.

Ahora, gracias al Rav Berg y Kabbalah, sabemos la verdad.

La porción de la Torá de esta semana nos ayuda a despertar la eliminación de todo espacio en nuestras mentes, entre la gente, entre esta realidad del 1% y la realidad del 99%.

Esta es la razón por la que Moisés no incluyó ningún espacio entre las porciones de la Torá de esta semana y la pasada.

Y así es como retiramos el espacio entre nuestros átomos inmortales.

Esto es lo que logramos simplemente al oir la lectura de la Torá y, lo más importante, saber lo que está disponible para nosotros.

Si no sabemos qué está disponible, dicen los Kabbalistas que no activamos el poder de la Torá.

Para ayudarnos a entender más el poder y el peligro del espacio, presento el siguiente video.

Entender esto enriquecerá y le dará poder al Shabat de esta semana de maneras que nunca podríamos imaginar.

Por favor comparte con los demás. Mientras más gente se ilumine acerca del peligro del ego y del espacio, más rápido traeremos el orden a nuestras vidas y al rompecabezas que es nuestra realidad física.

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>