¿QUÉ SUCEDE CON NUESTRAS MENTES?

Mente sobre materia está aquí presente. Siempre ha estado aquí. Siempre hemos tenido este poder. Hemos nacido con él. La capacidad de alcanzar mente sobre materia es tan natural como nuestra respiración. Y sucede cada segundo de nuestras vidas.

Entonces, ¿cuál es el problema? ¿Por qué no lo vemos? ¿Por qué no lo experimentamos? ¿Por qué no lo vivimos?

Sí lo hacemos.

De esta forma:

También nacimos con una fuerza de conciencia llamada “el adversario” o ego, integrada en nuestras células cerebrales. El ego nos dice que la mente y la materia están separadas; que hay espacio entre nosotros y la silla frente a nosotros. Así, con nuestro poder innato de mente sobre la materia, creemos lo que nuestro ego nos dice, y ahora este poder innato tiene, literalmente, todo el control de la materia y el mundo exterior que nos rodea. Esto ocurre sólo porque creemos que la materia y el mundo externo son más poderosos que nuestra mente. ¡Buen trabajo, ego! Nos engañaste. Nos mentiste. Usas nuestro poder contra nosotros.

Nuestra creencia que la materia es más poderosa, se convierte en una profecía autocumplida al ser nuestra conciencia la que crea nuestra realidad. Es nuestra mente la que potencia a la materia, porque creemos que la materia es más potente.

EL PODER DE LA CERTEZA

Ya disponemos de certeza perfecta. El problema es que tenemos certeza en nuestras dudas. Tenemos certeza en nuestro pesimismo. Como resultado de ello, potenciamos nuestras dudas y preocupaciones, y éstas se convierten en nuestra realidad. Así que el problema real no es la incapacidad para liberar el poder de nuestra mente. El único problema es el poder de nuestro ego que seduce a nuestra mente a fabricar la realidad que nuestro ego quiere, no la realidad que nosotros queremos.

Estamos controlados por el ego, y por lo tanto tenemos un mundo fabricado por el ego humano. Mente sobre materia ocurre durante todo el día. Es por eso que el mundo físico tiene tanto control sobre nosotros. Nuestras mentes le dieron ese poder.

LAS TRES ETAPAS DE LA CONCIENCIA

En esencia, existen tres etapas de la conciencia, que todos venimos a lograr a este mundo:

1. Mente y Materia

2. Mente sobre materia

3. Mente es Materia.

Mente y materia es un estado de conciencia donde percibimos espacio entre la mente y el mundo físico que nos rodea. Consideramos que la mente y el mundo material son entidades separadas y distintas. En este espacio viene la oscuridad, el caos y los eventos al azar. Como acabamos de explicar, esto ocurre sólo a través de la influencia del ego, que constantemente nos miente acerca del mundo externo, que es independiente y más poderoso.

La etapa llamada Mente sobre Materia, aparece a medida que aprendemos la sabiduría de Kabbalah y utilizamos herramientas kabbalistas para elevar nuestra conciencia fuera del reino del ego. Entonces comenzamos a experimentar momentos en los cuales tenemos control sobre la realidad física. De vez en cuando, experimentamos un milagro pequeño o grande. Presenciamos momentos de sincronización que nos revelan un orden subyacente bajo el caos. Nos damos cuenta que nuestras mentes a menudo pueden tomar el control sobre el mundo y los acontecimientos que se desarrollan a nuestro alrededor. En efecto, hemos reducido el ego por lo que hemos reducido el espacio entre mente y materia. Hemos creado un vínculo entre mente y materia que nos da una pequeña medida de control. Recuperamos parte del poder que habíamos entregado al mundo exterior.

La tercera etapa se llama Mente es Materia. Éste, es el estado de conciencia que ha logrado un maestro Kabbalista, un nivel que toda la humanidad está destinada a alcanzar. No hay espacio entre la mente y el mundo físico. De hecho, la mente es el fabricante del mundo físico y por lo tanto tiene un control del cien por ciento sobre todos los eventos y situaciones. Por esto es que un Kabbalista es capaz de ayudar a sus estudiantes a experimentar las bendiciones extraordinarias, milagros y maravillas. Cuando la Mente y la Materia se unifican, es que hemos alcanzado el estado divino mencionado por Abraham hace cuatro mil años, cuando dijo Dios Único. Significaba que la verdadera realidad es un todo y uno, incluyendo nuestras mentes. Pero este mundo es un reino de separación ilusoria porque nuestro ego nos separa de otras personas. Cuando eliminemos el espacio entre nosotros y nuestros enemigos, volveremos a alcanzar el estado de Mente es Materia y la unidad con la Luz que brilla desde la Fuerza Infinita Divina llamada Dios.

DEPENDE DE NOSOTROS – NO DE DIOS

Una vez más, el ego es el que crea la ilusión de la Mente y la Materia. Cuanto más grande es el ego, mayor es el espacio entre los dos.

Nosotros podemos alcanzar una cantidad de mente proactiva sobre la materia, como proporción directa de la cantidad de ego que estamos dispuestos a renunciar. Sin embargo, sé prevenido: ésta no es una tarea fácil ya que el ego es la fuerza más poderosa, dominante y formidable en la tierra.

Ahora el ego te dirá que todo esto es imposible. Si crees en el ego, entonces tu mente creará una realidad donde todo es imposible. Estarás en lo cierto. Pero también estarás totalmente fuera de control. ¿Cuán estúpidos somos a veces? Preferimos estar en lo cierto que tener el control de nuestro destino. ¿Comprendes el poder del ego? Nos hace hacer tonterías.

Al erradicar totalmente el ego logramos el máximo control sobre la realidad física. Nuestras mentes serán capaces de fabricar un universo de perfecta paz y un paraíso duradero, a medida que esté libre de todo el ego, eliminando así todo el espacio entre nuestros pensamientos y la realidad física.

No necesitaremos ordenadores cuánticos. El mayor ordenador cuántico en el universo es la mente humana, libre de ego. Pero mientras nuestro ego tiene el control, estamos convencidos que el mundo exterior, incluyendo un súper ordenador cuántico, es la respuesta a nuestros problemas y el máximo poder de la humanidad.

Creemos en el caos, por eso continúa.

Creemos que las cosas son demasiado buenas para ser verdad. Y por eso lo son.

El Zóhar es la herramienta que disminuye el ego para que podamos disminuir nuestras dudas y el cinismo, y reconstruir nuestro mundo de manera que se hagan todos nuestros sueños realidad.

POR FAVOR,COMPARTE.

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

1 Response

  1. Celso dice:

    Muchas gracias por compartir tu Luz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*