CONTROL DE ARMAS

El problema con la afirmación: “Las armas no matan a la gente, las personas matan a la gente,” es que no entendemos que la conciencia es el fundamento de toda la realidad. Un átomo no es realmente un átomo. Es la conciencia.

Interés propio – el electrón.

Compartir – el protón.

El libre albedrío – el neutrón.

El mundo material es sólo una ilusión de nuestros sentidos. El mundo material es sólo formas diferentes y configuraciones de las ondas “congeladas” de la conciencia. Por lo tanto, un arma de fuego no es sólo un arma. Es una fuerza influyente de la conciencia cuya esencia es sólo acerca de matar y hacer daño a otro ser- por todas las razones correctas humanos. Por lo tanto, una pistola influye en el mundo, influye en el medio ambiente, influye simplemente por su presencia en la conciencia humana. Esa influencia es negativa y destructiva, incluso por todas las buenas razones.

¡Cuán ingenuos somos todavía que no nos damos cuenta en pleno Siglo XXI que sólo a través de la transformación de nuestra conciencia podemos podremos traer verdadera y auténtica seguridad para el mundo y para la gente. Y no me estoy refiriendo a una nueva era, a sensaciones, o a pensamientos positivos delicados. Estamos hablando de la física del Siglo XXV, de acuerdo con el Kabbalista Rav Berg.

A lo largo de las últimas décadas, la ciencia ha comenzado a ponerse al día con la Kabbalah. La ciencia ha comenzado a darse cuenta  que la conciencia influye en nuestra realidad. Mejor aún, algunos físicos están empezando a sonar como kabbalistas al decir que la realidad sólo está compuesta de conciencia.

Aún así la gran mayoría de los científicos todavía no han podido soltar el ego y los intereses propios, por lo que todavía tienen dificultad para enfrentarse con esta verdad. Su retraso perjudica al mundo porque las personas permanecen ciegas e ignorantes al poder que se encuentra dentro de sus propias mentes. Y así la solución a todo lo que nos aflige -la conciencia- aún no ha alcanzado gran popularidad.

Y así continuamos buscando maneras de lidiar con la locura.

La seguridad y la tranquilidad de la gente ¡nunca vendrá de más detectores de metales,más armas y más guardias! Esto es sólo la locura de la técnica y el engaño del furor de nuestro adversario y rival interno, la fuerza negativa del interés propio llamado ego. Esta conciencia egocéntrica basada en el miedo nos impide darnos cuenta de que por sí sola, es el único enemigo que tenemos. No hay otros enemigos. A pesar de lo que el ego nos dice. El ego nos impide darnos cuenta que en el otro lado del ego nos espera un paraíso a cada hombre, mujer y niño.

Para protegerse a sí mismo, el ego se llena de cinismo profundo y escepticismo arrogante para así burlarnos de la idea de mente sobre materia. El ego nos permite hacer la guerra contra nuestro prójimo de manera que nosotros nunca pensemos en hacer guerra contra el ego.

Hemos sido engañados en la creencia que el ego somos nosotros. ¡Qué maldito engaño!.

Es el ego, no somos nosotros. El ego, no es lo que somos.

El ego es una fuerza separada de conciencia negativa programada en nosotros al nacer, para que podamos finalmente superar y trascender su influencia y por lo tanto ganar y convertirnos en los creadores del  paraíso que buscamos.

El paraíso nos espera al otro lado de nuestro ego.

Y porque la verdadera realidad es infinita, las soluciones, la felicidad, los placeres y todos los deleites que se encuentran allí también son infinitos. ¿Adivina qué? Esto significa que cada ser humano recibirá todo lo que quiera, por siempre, sin fin, sin la preocupación de tener menos que otras personas. No hay nadie en la tierra que pueda oponerse a vivir en un mundo así.

Más armas, más detectores de metales en las escuelas y más búsquedas en la seguridad de los aeropuertos sólo se ocupan de los efectos de nuestro mundo caótico. Éstos definitivamente no abordan la causa. Peor aún, esto amplifica esta conciencia negativa en el mundo que sólo engendra más caos y más oscuridad.

En lugar de ser engañado perdiendo el tiempo preocupándonos sobre los efectos, tenemos que arrancar de raíz la causa de todo dolor y oscuridad, si queremos curar, NO LIDIAR con los problemas que aquejan a este mundo.

Y que mis amigos nos lleven al corazón del problema.

Siempre lidiamos.

Nunca nos curamos.

¿Sabes por qué?

La cura duele.

La cura es la cosa más aterradora sobre la Tierra. La cura es el reconocimiento de que el ego no es lo que realmente somos; que nuestra propia conciencia crea nuestra realidad. Y si nosotros no creemos eso, entonces nuestra conciencia incluso nos dará la razón mediante la creación de una realidad en la que no tenemos control.

Piensa en eso.

Esa es la consecuencia impresionante y peligrosa de ser bendecido con el poder de la conciencia.

Cualquiera que sea nuestra conciencia, ella luego crea una realidad que la refleje. Por lo tanto, si creemos que la materia es más poderoso que la mente, entonces el poder de nuestra mente, literalmente, posibilita  este poder a la materia. Así que ahora ¡tú estarás bien! Vas a estar en lo cierto y permanecerás con miedo, ansiedad, en un mundo miserable. Pero no te preocupes, el ego te hará sentir maravilloso para por lo menos tener la razón.

La única manera de dar rienda suelta a nuestra conciencia para crear el cielo en la tierra es eliminando el ego.

Pero primero es necesario saber que el ego tiene dos objetivos principales:

1. Hacernos dudar y hacernos no creer que la conciencia está creando nuestra realidad a cada segundo del día.

2. Hacernos dudar y negar que el ego no somos nosotros, para que nunca nos demos cuenta que es realmente es una fuerza opuesta de inteligencia, que intenta arruinar nuestra vida.

Todas tus dudas, ira, preocupación, y rabia no es la manera en que el ego se protege a sí mismo. Cuando la extrema derecha argumenta con la extrema izquierda es el ego haciendo todas las discusiones de ambos lados. Seguro que parecemos tontos cuando nos damos cuenta de esto. El ego nos ha atrincherado en nuestras propias opiniones y nos impide ver el mérito de la otra parte.

Echa un vistazo a tu alrededor. El mundo se vuelve más loco a cada momento.

El dolor y la insensatez y la locura se incrementarán y amplificarán sin medida hasta que finalmente nos demos cuenta que es la conciencia humana la que debe cambiar con el fin de curar al mundo y no sólo para hacer frente a nuestro caos.

La conciencia humana no se trata de un cambio intelectual. Tampoco es para propósitos morales. Más bien, vamos a elevar este mundo y dar rienda suelta a una torrente de nuevas innovaciones, ideas y soluciones espiritualmente, física, emocional y tecnológicamente si  quitamos ese punto de interés propio.

Que la avaricia de iluminación sea nuestra única motivación.

Como ves, el ego corrompe todos los inventos, ideas y sabiduría que el hombre ha canalizado en este mundo a lo largo de su historia. Así que recibimos entregas y versiones defectuosas de lo que deberían ser formas perfectas de placeres y progreso. Recibimos entregas deformadas de soluciones para los cambios positivos y causales en el mundo. Todo nuestro progreso ha llegado con efectos secundarios y consecuencias porque lo canalizamos a través de nuestro ego en lugar de nuestro verdadero ser, el alma humana.

Cuando quitamos el ego de nuestra conciencia, nos conectamos con una señal perfecta que irradia a nuestra mente la verdadera realidad. Esa señal tiene un ancho de banda infinito que contiene todas las ideas, el conocimiento y responderá a todas las oraciones de la humanidad. ¡Sin los efectos secundarios!

Todo el propósito del Zóhar y del camino de la Kabbalah es identificar al culpable que se llama ego, ayudar a eliminar nuestras anteojeras para así, por fin ver la verdadera realidad y sintonizar la señal perfecta y su ancho de banda infinito.

El Zóhar también hace surgir la luz.

La misma forma en que un arma es en realidad una fuerza de la conciencia que encarna la matanza, el Zóhar es una fuerza de la conciencia que encarna la Luz del Creador.

¿Quieres realmente proteger y TAMBIÉN iluminar a los estudiantes de todo el mundo?

Pon una Zóhar en cada escuela.

El aumento de la presencia de dicha luz brillante también inclinará la balanza para el lado del bien para  aquellas personas negativas que están por ahí, al borde de la locura y del asesinato.

Alguien que está inestable y al borde de la locura, puede llegar al punto del asesinato, simplemente debido a la influencia de la conciencia oscura que viene de la presencia de armas de fuego y otros materialismo egoísta y destructivo en nuestro mundo. Nuestros propios actos individuales de ira y el propio interés pueden ayudar a inclinar esa balanza pues la conciencia es la única realidad. Cada vez que resistimos a nuestro ego y compartimos y damos y dejamos de lado la ira, inclinamos la balanza hacia el lado de lo positivo de cada ser humano en la Tierra. Alguien que está entre el bien y el mal se convertirá en bueno por nuestras propias acciones.

Pero por supuesto, el ego dice ahora, “de ninguna manera.”

El Zóhar absolutamente y sin duda trajo luz y protección durante los días más oscuros del Siglo XX, durante el Holocausto. Los judíos de Marruecos escaneaban el Zóhar las 24 horas del día, 7 días a la semana, a pesar de que no entendían los antiguos textos arameos. Ellos sabían que esto estaba a punto de encender la energía positiva.

Los nazis no fueron capaces de dañar a los marroquíes. Esto es un hecho.

Imagínense qué tipo de efecto profundo y positivo, milagroso tendría el Zohar en nuestros aviones, en los aeropuertos, escuelas, lugares de negocios, edificios gubernamentales, estaciones de policía, bomberos y hospitales.

Esto no sólo trae protección inimaginable. Más que eso. También empezará a purificar y limpiar el interés propio y negativo en todas las personas que ayudan a inclinar aún más la conciencia del mundo al lado de la verdad y lo positivo. La señal del paraíso y las soluciones serían más claras en la mente de todos.

Poco a poco disminuiría nuestro ego y aumentaría el poder de nuestra conciencia positiva y de repente, soluciones extraordinarias, las innovaciones y la transformación se desatarían en todo el planeta.

Justo ahora, para que ego y la duda no se implanten en nuestras mentes, sobre el poder de la Zóhar y el poder de la conciencia.

Esa es la única batalla que tenemos que lidiar.

¿Por qué?

Porque sólo hay una cosa mejor que recibir placer infinito y plenitud.

¿Qué puede ser eso?

Se trata de ser los creadores y la causa del mismo paraíso que estamos recibiendo.

Este es el regalo dado a la humanidad.

La única manera es ser la causa, es abandonar el ego, la duda y el escepticismo, y la ira y liberar el poder de la conciencia positiva.

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*