EL TREINTA Y SEIS OCULTO

Los kabbalistas nos dicen que en cada generación a lo largo de la historia, siempre hay treinta y seis almas justas ocultas que son la base de sustento mundo. Por su misma existencia, estos treinta y seis grandes kabbalistas ocultos mantienen nuestra realidad misma. ¿Adivina qué? La física moderna nos dice que hay 36 quarks ocultos que mantienen nuestro mundo físico. Ahora, sigue el próximo punto cuidadosamente: Los físicos nunca han visto un quark. Están ocultos. Completamente. Según explica en su libro Hidden Worlds (Mundos ocultos), el profesor de física Timothy Paul Smith, “Nadie ha visto nunca un quark.” Sin embargo, el quark es el fundamento de nuestra realidad. Según el físico y premio Nobel Jerome I. Friedman, el quark es la base de la naturaleza.

bild_quark_atom_grosse

La ciencia y la Kabbalah describen exactamente lo mismo.

El físico Michio Kaku dijo: “¿Por qué tenemos treinta y seis quarks? Ese es uno de los grandes misterios del modelo estándar de la física de partículas”.

El hecho es que esos treinta y seis quarks ocultos que la ciencia ha descubierto son sólo la esencia espiritual y la conciencia de las treinta y seis almas justas ocultas de las que habla la Kabbalah. No hay partículas subatómicas reales que existen en un sentido material. De acuerdo a la Kabbalah, sólo hay fuerzas o partículas de conciencia. La ciencia simplemente encontró lastreinta y seis almas justas ocultas. Pero, como la ciencia utiliza un idioma diferente al que usa la Kabbalah, los físicos decidieron llamarlos quarks en lugar de Quabbalistas o Kabbalistas.

El lenguaje humano se sumió en un estado de confusión por designio después del incidente de la Torre de Babel, y es por eso que no hemos logrado unificar la ciencia y la espiritualidad. Es por esto que también el Cristianismo parece ser diferente de la Kabbalah cuando, de hecho, son idénticos. Los cristianos se refieren a las Diez Sefirot, como la cruz y el Gólgota. No tienen ni idea de que Gólgota, la Trinidad y el Hijo de Dios son sólo términos diferentes para los diversos aspectos de las Diez Sefirot.

En realidad, la Kabbalah, la Ciencia y el Cristianismo están describiendo una realidad y estructura única.

El problema es que los físicos se aferran a lo físico (también conocido como el síndrome del Becerro de Oro) y por lo tanto no tienen ni idea de que la conciencia es la materia y la sustancia del reino cuántico microscópico. Así que en lugar de llamar Deseo de Compartir de la conciencia de la Luz, los físicos lo llaman el Protón. En lugar de llamar Deseo de Recibir a la conciencia de la Vasija, lo llaman el Electrón. En lugar de llamar los grandes sabios o Kabbalistas a las almas justas ocultas que son la base de nuestro mundo, los llaman quarks.

Tanto la ciencia como la Kabbalah describen la misma realidad, pero debido a que utilizan un lenguaje diferente se crea conflicto, confusión y separación entre toda la humanidad.

Los físicos tienen la obligación de renunciar de manera definitiva a su visión limitada de la realidad y darse cuenta de que la conciencia es la raíz de toda la realidad. ¿Por qué es esto tan importante? Porque la humanidad probablemente nunca comprenderá la importancia de transformar nuestra conciencia individualista hasta que tengamos el “sello de aprobación” de la ciencia.

A la ciencia le gusta culpar a la religión por causar la mayoría de las guerras y el derramamiento de sangre de la historia. Y es verdad. Se ha derramado más sangre en nombre de la religión que cualquier otra causa. Sólo que la ciencia ha desarrollado todas las armas de destrucción masiva que la religión ha utilizado para hacer la guerra a otras religiones y otras naciones. Así que la ciencia es también el culpable principal detrás de toda la destrucción causada por la guerra. Si no existieran las armas inventadas por la ciencia, ni las bombas ni las armas nucleares, no sería posible la aniquilación total de nuestro mundo.

No me malinterpretes, la ciencia retrasa la salvación del mundo porque se niega a dejar de lado el ego (la conciencia negativa) y ver que la conciencia misma es la única realidad. Qué irónico que su propia conciencia egocéntrica limitada sea la que impide percibir la verdad, que la conciencia ha dado lugar a toda la existencia.

Por supuesto, algunos físicos ahora están reconociendo el papel supremo que la conciencia desempeña en nuestra realidad. Pero esos pocos físicos todavía no perciben el panorama completo. ¿Cuál es el panorama completo? Hay dos fuerzas de conciencia de nuestra realidad. Hay conciencia negativa y conciencia positiva. Ellos no saben que el ego (la conciencia negativa) ha sido programado previamente para dudar y no creer en la verdad, que la conciencia y la mente son la esencia misma de toda la materia. El ego está pre programado para dudar de la existencia del Creador. El ego también corrompe la verdad sobre el Creador y fabrica supersticiones y mentiras para que la gente se mantenga ingnorante de la verdadera naturaleza de la Luz del Creador. La razón de esto se explica con mayor detalle en otros artículos.

Es por esto que necesitamos a la Kabbalah. Sólo la Kabbalah proporciona la tecnología que elimina todas las dudas que dominan nuestra mente racional, para que un físico – y toda la humanidad – puedan por fin percibir la verdad, en vez de dudar de ella, o estar ciega frente a la verdad, o simplemente corromperla.

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>