RENACIMIENTO DEL ISRAELITA

527729_312171138862838_291456646_n

Es hora de acabar con el término ” judío”. No existe tal cosa como la religión judía. No existe tal cosa como un judío en el contexto de la religión. No existe. Hay mucho condicionamiento social y religioso (también conocido como lavado de cerebro ) que tiene que ser deshecho porque es muy difícil para la mayoría de nosotros el aceptar, abrazar, y lo más importante, comprender que la palabra no tiene ningún sentido en el contexto de Moisés, La Torá, El Zóhar y la llegada del Mesías.

La palabra judaísmo tampoco existe en La Torá o dentro de los pensamientos y revelaciones de los antiguos Kabbalistas.

NO HAY TAL COSA COMO JUDÍO

El verdadero nombre del pueblo que Moisés sacó de Egipto y que se supone debe abrazar los caminos y las enseñanzas de La Torá generación tras generación es “Israelita” o “Hijos de Israel”.

Esto nos lleva a la pregunta: Si no hay  tal cosa como judío, entonces ¿qué sucede con todas aquellas organizaciones judías en el mundo? Bueno, para empezar, la mayoría han sido fundadas y están dirigidas por personas auto-designadas que, por su propia voluntad, decidieron convertirse en portavoces a pesar de que nadie se los pidió.

Ahora, si crees en el disparate de que eres judío, entonces ya has caído en una trampa y ahora crees que esta gente, bien o mal, habla en su nombre cuando lees acerca de ellos en las noticias. El que ellos tengan o no  el derecho de hablar en nombre tuyo, es una cuestión a parte por el momento . No te equivoques, ellos no tienen ningún derecho de hablar en nombre de nadie, excepto de aquellas personas que les permiten hablar. Pero el hecho es que no hay ningún grupo bíblico conocido como pueblo judío.

Y La Torá y los kabbalistas nos dicen que nadie, pero nadie, sabe quién es un verdadero Israelita, con excepción del Mesías y de Elías el Profeta. El hecho es que existen decenas de millones de Cristianos en todo el mundo que son verdaderos israelitas, cuyas familias a lo largo de los siglos asimilaron y se convirtieron al Cristianismo y perdieron su conexión con sus raíces genéticas y espirituales. Ahora prepárate para esto – hay muchas personas en el mundo, de acuerdo a La Torá, que no son verdaderos israelitas, a pesar que se hacen llamar Judíos. Ellos son en realidad descendientes del antiguo grupo de personas que la Torá llama “la multitud mixta ” o” Erev Rav “en Hebreo.

¿QUIÉNES SON LA  MULTITUD MIXTA ?

El Zóhar dice que estos grupos de “judíos” o multitud mixta son aquellos que “construyeron las Yeshivas (escuelas religiosas) y las sinagogas y colocan una corona en la parte superior de la Torá pero lo hacen únicamente por su propio honor, alabanza y lucro”. Según El Zóhar ellos son la causa de todo el caos, la destrucción y odio en el mundo.

Estas son palabras fuertes. Y si te sientes ofendido por ellas, por favor, no te quejes conmigo. Sólo estoy repitiendo las enseñanzas del Zóhar y los Kabbalistas y créeme que estoy restringiendo muchos comentarios aterradores de los Kabbalistas históricos y del Zóhar, quienes literalmente ponen toda la culpa -TODA – a los pies de los Judíos..

¿Qué es entonces un israelita? ¿Quién es un israelita?

La Torá nos dice que Jacobo el Patriarca luchó contra el ángel negativo de su hermano Esaú. Jacobo luchó toda la noche y finalmente derrotó al ángel. El Zóhar dice que este ángel no era otro que la fuerza oscura que la Torá llama “el Satán”, que literalmente significa ” El Adversario”.

Después de que Jacobo derrotó al ángel, La Torá cambió de repente el nombre de Jacobo.

¿A qué?

A Israel.

Israel es el nombre de Jacobo DESPUÉS de vencer al ángel de su hermano Esaú.

Pues bien, el Zóhar nos dice también que no hay un diablo ni criatura con cuernos que crea mal en el mundo. “El Adversario” es nuestro propio ego , la contra-inteligencia oscura que nos da batalla cada día. ¿Cómo? Por ejemplo, queremos ser felices, pero esta fuerza evoca la preocupación, la tristeza y el miedo dentro de nosotros. ¿De dónde crees que provienen nuestros miedos?¿Por qué, si hay un problema en la vida comenzamos a preocuparnos en lugar de sentirnos  invencibles? ¿Quién nos ha programado de esa manera? ¿Por qué son estas cosas las llamadas “respuestas naturales” a un obstáculo difícil? ¿Por qué son el miedo y el estrés la reacción humana innata a los problemas reales? Sólo una razón – el Satán. El ego.

jacob spanishHe aquí otro ejemplo: Queremos ser optimistas acerca de nuestra vida, pero esta contra-inteligencia y adversario despierta sentimientos pesimistas de incertidumbre y de franca  depresión. ¿Por qué es tan fácil sentirse deprimido y ansioso y tan difícil sentirse naturalmente feliz y extasiado y lleno de dicha y optimismo? ¿Qué hay de esos momentos en que decidimos querer empezar a comer bien y comenzar a vivir una vida más sana? Sólo unas pocas horas más tarde esta fuerza susurra en nuestra cabeza “comienza la dieta la semana que viene, come el pastel de chocolate y la hamburguesa doble en este momento”.

Esta contra-inteligencia que arruina nuestras vidas y socava todas nuestras buenas intenciones, es el ego o la fuerza llamada El Adversario.

El Zóhar dice que la lucha de Jacobo fue en realidad contra el mismo Satán, la raíz de todo ego humano. Verás, la historia es acerca de nosotros mismos. Nosotros somos Jacobo. Y el ángel o Satán es nuestro propio ego estúpido que sabotea nuestra vida.

Ahora, he aquí un gran secreto:

EL SECRETO PERDIDO DETRÁS DE LA PALABRA “ISRAELITA”

Acabamos de descubrir que el nombre de Jacobo fue cambiado al de Israel después haberle propinado una tunda al ángel Satán. Sigue esto muy de cerca: el nombre Jacobo en Hebreo (Yaakov) tiene un valor numérico de 182. La palabra hebrea “Satán” tiene un valor numérico de 359. Al derrotar a Satán, Jacob conquista literalmente al Adversario y retoma toda la Luz que se perdió con él. Por lo tanto, Jacobo

añade valor numérico de Satán de su propio nombre. Ahora él adquiere un nuevo nombre: Israel. ¿Sabes una cosa? ¡El valor numérico de Israel es -541 !

¿Lo entiendes?

Jacob (182) y Satan (359) = 541, el mismo valor que la palabra “Israel” .

Este es un increíble  secreto y profundo conocimiento. Es por esto que las Doce Tribus que descendieron de Jacobo se llaman las Doce Tribus de Jacobo y/o Las Doce Tribus de Israel. Israel ES Jacobo. Y Jacobo ganó el nombre de Israel por ganar la pelea contra el Satán, el ego, el autointerés innato y la oscuridad dentro de todos nosotros, especialmente aquellos que descienden de Jacobo. Se les conoce como las tribus Hebreas. No se les conocen como pueblo Judío.

Y cuando estas Tribus Hebreas y todos sus descendientes utilizan La Torá

para transformar y derrotar a su propia oscuridad y Ego, ellos también ganan el nombre de Israelita, así como Jacobo ,el padre y patriarca de las doce tribus de lo hizo.

jacob 1 spanishUn Israelita es todo aquel que vence al Satán, conquista el ego, retomando todas las bendiciones y la Luz que fueron entregados al lado oscuro. Es por esto que un Israelita nunca, pero nunca, señala con el dedo acusador a cualquier otra persona. No hay enemigo exterior. Cualquier enemigo que desprecia a los llamados “Judíos”, no es más que un reflejo directo e idéntico del ego y del Satán del interior de la persona – tu y yo. Punto.

Cuando derrotamos a nuestro ego y Satán interior y a todo el interés propio y la victimización que va junto con él – al igual que cuando Jacobo derrotó al ángel negativo ganando así el nombre de Israel – nosotros también nos convertimos en Israelitas  de cuerpo y alma. Y entonces el enemigo externo se transformará y amará a los hijos de Israel y apreciará a los Israelitas y habrá paz en la tierra.

EL RAV BERG HABLA SOBRE JACOB (ISRAEL) Y ESAÚ

El Kabbailsta Rav Berg explica que Esaú estaba a camino a matar a Jacob. Él quería eliminarlo. Pero cuando finalmente se acercó a su hermano, lo besa en la nuca en lugar de asesinarlo. ¿Por qué? Este es el poder de volverse un verdadero Israelita. Tus enemigos externos son transformados el instante que tu derrotas a tu enemigo interno, el ego. Nuestros enemigos vendrán a besarnos en lugar de de matarnos cuando nos esforzamos por convertirnos en verdaderos Israelitas.
Así es como funciona el juego de la vida. No estamos aquí para ser judíos y vivir dentro de alguna religión judaica. Estamos aquí para volvernos Israelitas al seguir el camino profundo y sagrado de la Torah y vivir sus enseñanzas. El camino de la Torah, infundido con el alma de la Torah, el Zohar, es la ÚNICA herramienta que tiene el poder y la tecnología para transformar a las personas en Israelitas. No hay ninguna otra forma de controlar el feo y patético ego del hombre.

Quien decida vivir las enseñanzas y caminar por la senda de la Torá está en camino de convertirse en un Israelita.

Pero la fuerza llamada Satán creó la idea de la religión y el concepto de “Judío” y nos confunde enormemente. Es probablemente confuso y molesto para mucha gente que en estos momentos lee este blog. Esto es porque hemos sido sometidos a una lavado cerebral durante 2000 años.

Durante estos últimos veinte siglos, los Kabbalistas han tratado de llevar esta

provocativa verdad y sabiduría a la gente. En cada ocasión que lo han intentado, la

Multitud Mixta ha desatado un torrente de odio y la oposición en su contra.

Aunque el número de personas en la Multitud Mixta era bajo, sus voces eran fuertes; sus posiciones en la sociedad extremadamente influyentes. El Zóhar dice que la Multitud Mixta está en el gobierno, las cortes, las salas de justicia, las sinagogas y controlan todo el poder y la riqueza.

Por favor  recuerda: estas son las palabras de Rabí Shimón Bar Yojái, ¡no son mías!

Sin embargo, no podemos culpar a nadie, ni siquiera a la Multitud Mixta si queremos llegar a ser verdaderos estudiantes de La Torá y de la Kabbalah y transformarnos en Israelitas.

La forma en que debilitamos el poder de la gente negativa en el mundo es debilitando nuestro propio ego y aprendiendo a amar incondicionalmente-  inclusive amando a nuestros enemigos.

Esta verdad es por la que Jesús, Rav Akiva, el Rabí Ishmael, el Rabí Gamaliel  y otros grandes Kabbalistas fueron masacrados como corderos. Querían llevar el poder de la Kabbalah al mundo.

Pero no era el momento. ¿Por qué no?

Porque la gente regular como tú y yo  se negó a hacerse responsable y realizar el cambio interno necesario para erradicar el interés propio, el narcisismo y el egocentrismo. Esta falta de cambio es lo que ha dado poder al sistema religioso corrupto hasta estos días.

Podemos cambiar todo esto ahora y de una vez por todas. Podemos compartir El Zóhar, disminuir nuestro ego, renunciar al egoísmo, esforzarnos por ser más amables y abandonar la mentalidad de víctimas. Ninguno de nosotros tiene que ser perfecto, pero si una cantidad suficiente de nosotros reduce su ego y soporta el dolor un poco, podemos inclinar la balanza y los verdaderos hijos de Israel (el pueblo del Zóhar) traerán tremenda Luz a todas las naciones, como la Torá nos indica que hagamos, y presenciaremos y experimentaremos el Fin de la Muerte, del Dolor y el Sufrimiento en nuestra vida.

Así que lo primero que podemos hacer para garantizar el daño a nuestro ego es esto: abandona para siempre la palabra Judío y comienza a mirar al alma de las personas y nuestra  chispa de humanidad en común, en lugar de su religión.

La forma de unirnos para siempre los Cristianos, Musulmanes e Israelitas es que todos nosotros soltemos el ego soltando la palabra Judío y  ganemos el nombre Israelita al recapturar la Luz que perdimos frente al Satán.

¡Qué sorprendente fórmula para la paz!

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

7 Responses

  1. MARIA ELISA RODRIGUEZ CERVIERI dice:

    MUY BUENA SU LECTURA Y SERIA MEJOR SI PUDIERA CADA UNO PLASMAR EN SU VIDA ESTAS SABIAS PALABRAS SHALOM

  2. Yadira dice:

    Felicitación las publicaciones son excelentes aprendo mucho y lo comparto para que hagamos todos conciencia y hoy aprendí más de no decir judío sino ISRAELITA gracias tengan buen día!!

  3. Fernando dice:

    Hy Billy,
    por que entonces solo forma Miñan 10 “judios” y no 10 Israelitas?? aún cuando alguno de esos Judíos no tengan la conciencia necesaria, y por que solo pueden subir a la Tora los “judíos” y no los Israelitas??
    Gracias por tu respuesta!!
    Lo mejor!!

    • Hemos traducido tu comentario y se lo mandamos a Billy Phillips. Aquí está su respuesta:

      Gracias por tu comentario. No nos compliquemos demasiado con esto. La idea central del artículo es decir que Israelita es la palabra adecuada en vez de “Judío”. Entonces todas las personas que se llaman a sí mismos judíos realmente son llamados “los hijos de Israel” por la Tora. Entonces, el segundo punto que es un aparte, es que los cabalistas nos enseñan que sólo el Mesías y Elías el profeta saben quién es un verdadero Israelita. No nos cabe a nosotros decidir o juzgar. Sin embargo, todas esas almas ahora entre nosotros que se auto denominan “Judíos” simplemente deberían usar la expresión “Hijos de Israel” por los motivos mencionados en el artículo. Ellos son llamados a la Tora y para minyán porque su papel es convertirse en el “corazón” del cuerpo unido de la humanidad. Uno no le pide a una célula de hígado que se convierta en una célula de corazón y que ejecute la función del corazón. El Israelita debe transformar su naturaleza egoísta a una que sea altruista a través de la Tora y así es como alimentamos a las otras naciones con Luz y “circulación sanguínea” espiritual.

      sólo substituye la palabra judío con Israelita. Sí, una minyán requiere diez Israelitas porque ellos tienen más ego y egoísmo y nosotros necesitamos el camino del Sistema de las Tres Columnas lo que significa el poder de la Resistencia. Usar la resistencia para dominar al ego, para diminuir el egoísmo y transformar nuestra ambición para nosotros mismos y ayudar a cambiar el mundo para los otros. La minyán requiere una conexión con las Diez Sefirot, las cuales son el camino al Sistema de las Tres Columnas. Diez hombres conectan con las diez Sefirot. Las Sefirot están alineadas a las tres columnas. La Columna derecha es compartir. La Columna izquierda es Recibir y la Columna central es resistir el recibir y, por lo contrario, transformarlo en compartir.

  4. Yojanán dice:

    Que gran artículo, te felicito.
    ¿Donde puedo encontrar información sobre lYeshúa como kabalista?
    Gracias

  5. Javier dice:

    Hola.
    Muchas gracias Billy Philips. Me resulta tan clara como importante la información vertida, ahora sí con toda esta información del verdadero sentido del concepto de “israelita” me queda por saber y entender entonces cómo se resuelve el tema del “minián”.
    Todo lo mejor

    Javier

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>