LA NASA DESCUBRE UNA POSIBLE NUEVA TIERRA

La NASA descubre un planeta del tamaño de la Tierra que podría albergar vida.  Se trata de un descubrimiento que puede ser un nuevo comienzo.  Este planeta llamado Kepler – 186f, está a 490 años luz de distancia y puede ser similar a Venus, la Tierra y Marte, de acuerdo a la misión Kepler de la NASA.

¿Qué es lo que realmente sucede?

Y¿Por qué esta la NASA  encontrando todos estos posibles planetas habitables  que parecen perfectos para la vida humana?

Muchos estudiantes de Kabbalah preguntan acerca de la posibilidad de vida en otros planetas. Después de tantos años de exploración en el espacio, ¿por qué ahora?, ¿por qué ahora han descubierto este increíble planeta con potencial para la vida?

De acuerdo tanto a la física (la visión Biocéntrica) y a la Kabbalah, el universo entero es solo una ilusión que existe dentro de nuestras mentes. El cosmos por completo es un fenómeno que ocurre en nuestra propia conciencia colectiva. La Súper Tierra es en realidad nuestra Tierra. Es un vistazo y reflejo de nuestro propio planeta representando la posibilidad en lo que se convertirá nuestro mundo cuando el llamado “Mesías” llegue y el mundo se transforme en una realidad de plenitud y paz verdaderas, y de existencia inmortal.

kepler

KEPLER DESCUBRE UN PLANETA DEL TAMAÑO DE LA TIERRA EN UNA “ZONA HABITABLE”

Con el uso del Telescopio Espacial Kepler de la NASA, astrónomos han descubierto el primer planeta del tamaño de la Tierra que gira alrededor de una estrella en una “zona habitable”  — el rango de distancia desde una estrella donde el agua líquida puede acumularse en la superficie en un planeta orbital.  El descubrimiento de Kepler 186f confirma que planetas del tamaño de la Tierra existen en una zona habitable de estrellas distinta a nuestro sol. ~ CNN Español

Los científicos están conectándose meramente con el estado metafísico de la existencia, que es la inminente llegada la existencia inmortal y del mundo del paraíso – nuestro destino. Los kabbalistas nos indican que la ciencia siempre nos ofrece el reflejo físico de aquello que sucede en la realidad espiritual.

Estamos cercanos a alcanzar un mundo de paraíso gracias a la difusión del  Zóhar y es por ello por qué los científicos “de repente” descubrieron la Súper Tierra.

Somos nosotros.

El universo entero somos nosotros.

Dentro de nuestra mente.

Existen dentro de nuestra conciencia.

Y no te equivoques, conforme el ego es disminuido, la idea general de una súper tierra o de un planeta del tamaño de la tierra que sea perfecto para la vida humana,  y un paraíso potencial se acercan para convertirse en nuestra nueva realidad.

Y a pesar de lo que el ego nos diga, en realidad no hay nada allá afuera.  El cosmos entero es una proyección mental. Todos los planetas y galaxias son un reflejo de las dimensiones de conciencia a las cuales los Kabbalistas llaman Sefirots.  El universo “allá afuera” es un espejo de las dimensiones internas, que es el secreto de la declaración del Zóhar, “tal como es arriba, es abajo.”

LA NUEVA REALIDAD

La Kabbalah explica que cuando una nueva realidad llegue, nuestro planeta cambiará su dimensión física, aumentará para albergar la llegada de la existencia inmortal. Las personas serán tan saludables  y  jóvenes como si tuvieran 21 años, para siempre.

Las fronteras de la Tierra de Israel se extenderán para incluir al planeta entero.  Sin embargo, el Mesías solo llega cuando las personas a nivel individual alcancen dentro de ellos mismos el estado del Mesías.  Una vez que una masa crítica específica de personas alcance este estado personal e individual,  solo entonces será cuando el Mesías global aparezca como un sello y no como un salvador.  El Mesías es un sello que confirma que nosotros, las personas, hemos alcanzado la transformación verdadera de nuestra propia naturaleza, y a su vez de nuestro planeta.

De acuerdo a la Kabbalah, después que se haya alcanzado este estado del Mesías, habrán 1,000 años de paraíso en la tierra. La razón se debe porque el alma, nuestro verdadero ser, nunca podría haber alcanzado la transformación sin la ayuda del cuerpo.

¿Por qué?

Los opuestos no pueden coexistir en la realidad espiritual. La Luz es una fuerza de compartir. Nosotros, la vasija, el colectivo de almas de la humanidad, somos la fuerza de recibir. Por lo tanto, no podemos  coexistir con la Luz en un mundo de conciencia y energía espiritual.

Sin embargo, en la realidad física uno puede alcanzar tanto la fuerza positiva de compartir  (+) y la fuerza negativa de recibir (-) a una entidad física; de la misma manera en la que una batería y un magneto contienen dos cargas opuestas.  Por lo tanto, el cuerpo nos permite transformar nuestra carga negativa (el ego) en una carga positiva por nuestras acciones de compartir que son difíciles y disminuyendo el deseo negativo del ego y transformándolo en un poder de compartir.

Una vez que esta transformación es llevada a cabo, el ego se convierte en una fuerza de compartir idéntica a la Luz. Ahora, ambas pueden coexistir en la realidad espiritual, para siempre.

En otras palabras, en lugar de vivir dedicando nuestras vidas en hacer realidad nuestros sueños, usaremos nuestros cuerpos, ego, y talentos para hacer realidad los sueños de otras personas. Y el resto del mundo se dedicará en hacer realidad nuestros sueños.

Ese es el secreto. Esa es la Súper Tierra verdadera.

Se trata de una realidad donde todos canalizan todo el placer, conocimiento y alegría de la vida, que incluyen el mundo del arte, cultura, tecnología, entre otros a fin de compartirlo con otros . en lugar de la obtención egoísta personal.

Se trata del cuerpo que nos permite alcanzar este cambio dramático y brillante, y por lo tanto el cuerpo recibe el premio de miles de años de éxtasis que va más allá de nuestra imaginación.  Si somos lo suficientemente codiciosos y astutos, así podremos entender que el verdadero compartir paga importantes dividendos.  Solo el ego nos engaña haciéndonos creer que el egoísmo es algo bueno. De hecho, el egoísmo solo trae placer temporal cuyo precio es la muerte inevitable.  Qué detestables oferta y negocio.

Por otro lado, compartir infinitamente, y ser la causa de la felicidad de otra persona es lo que trae la existencia inmoral y una nueva Súper Tierra que inundará con dicha y placer más allá de nuestro entendimiento predominante.

Después de este periodo de mil años, todas las almas regresarán entonces a la realidad del Infinito, un estado de conciencia puro que es mucho más real y auténtico que esta realidad física. Por supuesto que no podemos prever o imaginar esto ahora mismo. No obstante, esto es lo que está disponible para la humanidad de acuerdo al Zóhar.

El descubrimiento de la NASA de la Súper Tierra, y ahora de otro planeta con capacidad de albergar vida es una señal de que nos hemos acercado mucho más.

El caos,  violencia, negatividad, hambrunas, enfermedades, genocidios, conflictos, desastres naturales en el mundo son otro signo que estamos más cerca. El Zóhar indica que el caos y las bendiciones existirán una junto a la otra al Final de los Días justo antes de la llegada de la inmortalidad, del Mesías y de la paz mundial.

Si abrazamos El Zóhar, éste promete que estaremos en el lado de las bendición ya que El Zóhar es el arca de nuestra generación y del Árbol de la Vida, donde la oscuridad y el caos no pueden penetrar.

Registra tu email para mantenerte informado de las más recientes noticias del curso de "Jesús y la Kabbalah".

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*