Jesús, el kabbalista

La Pascua y Semana Santa llegan el proximo mes, con tan solo unos días de diferencia. Este es un buen momento para llegar al directo al corazón de la Torah y la verdad acerca del Jesús histórico y su papel en este mundo.

El poder de Jesús y su dominio sobre tan grande segmento de la humanidad, se remonta al versículo bíblico en el libro del profeta Zacarías, en el que dice que las naciones gentiles se aferrarán a la prenda de un hombre de Judea y no lo soltarán porque “Dios está con El”.

El Kabbalista Rav Moisés David Valle explica que este versículo se refiere a Jesús quien era el Mesías, hijo de José, quien vino a traer los verdaderos secretos de la Torá- el Zóhar-, a todas las naciones gentiles, porque estaban sufriendo profundamente. Jesus fue enviado para “salvarlos de su miserias”

Claro, no estaba permitido esparcir la Kabbalah a las masas porque nunca  hubieran podido entender la Teoría de la Relatividad de Einstein, la Física Cuántica o incluso la idea de una tierra redonda con siete continentes. Así que Jesús compartió los secretos del Zóhar de la misma manera que lo hace la Torá: mediante historias y parábolas. Esta es la razón por la cual el mismo Jesús dijo que solo a sus discípulos cercanos les hablaría de los misterios, pero que a las masas les hablaría en parábola.

He ahí. Jesús dice que sus enseñanzas son parábola. Esto incluye los conceptos de la Trinidad, del Hijo de Dios. Del Gólgota y de la Cruz.

EL NOMBRE DE DIOS

Imagina si Jesús se hubiera llamado Esteban. Imagina creer que Esteban es Dios. Imagina diciendo cosas como “Esteban me salvará”, “cree en Esteban, es la encarnación de Dios”, “solo Esteban es el hijo de Dios”, “la única manera de llegar a Dios es a través de Esteban”, “Esteban es mi señor y salvador”.

Si esto sucediera hoy, sería visto como idolatría descarada y paganismo. Pero porque su nombre es Jesús, y hemos estado condicionados a asociar este nombre (por cierto, Joshua es el nombre correcto), con lo Divino durante más de veinte siglos, somos incapaces de ver al Joshua/Jesús histórico con objetividad. Pero si solo cambias su nombre a Esteban o Gerardo o Jaime, empiezas a entender que hay algo más a la historia de Jesús que lo que el Apóstol Pablo le ha dado al mundo.

Esa historia es Kabbalah. El Zohar.

Como todos los Kabbalistas de la historia, hasta el Rav y Karen Berg, los Kabbalistas fueron calumniados, difamados y asesinados para evitar que las verdades del Zóhar llegaran a la gente. Esto fue lo que sucedió en el Monte Sinaí con la construcción del Becerro de Oro y la rebelión contra Moisés.

Jesús era Kabbalista. Él era el Mesías enviado a traer salvación a todas las naciones paganas. Nunca lo dejarán ir ( y no se supone que deban hacerlo), de acuerdo al Kabbalista Rav David Valle y el profeta Zacarías. El poder que el mundo gentil siente en Jesús es el Zóhar. Esta es la misma razón por la que los Israelitas, particularmente el pueblo Sefardí a lo largo de la historia, nunca han soltado a Rav Shimon Bar Yochai.   Ellos veneran a Rav Shimon, el autor del Zóhar, de la misma manera que los gentiles veneran a Jesús. El pueblo Sefardí busca la ayuda de Rabbi Shimon para manifestar milagros, de la manera en que los Cristianos recurren a Jesús para sus milagros.

Esa es  la manera como se supone que debía ser.

Los secretos del Zóhar fueron encubiertos dentro del Cristianismo porque los Kabbalistas sabían que la Torá, el Templo y todas las enseñanzas secretas serían destruidos por los anti-Kabbalistas, hace dos mil años. Y estuvo muy cerca de suceder.

El templo fue incendiado hasta sus cimientos y Jerusalén se convirtio en un mar de sangre. Al ocultar las enseñanzas del Zóhar en el Cristianismo a través del poder de las parábola, Dios cumplió el decreto de que los Israelitas debían ser exiliados a las naciones idólatras, por el pecado del Becerro de Oro y por su ego que los condujo a la destrucción del Templo y Jerusalén.

Así es como funciona:

Al tomar las enseñanzas del Zohar LITERALMENTE, en forma de parábola, el Cristianismo suena como idolatría y paganismo con la idea de la Trinidad y el Hijo de Dios quien murió en la cruz.

Pero cuando es visto con el lente del Zohar, es la Torá. ¿Cómo?

Gólgota y la Cruz son las Diez Sefirot, las diez dimensiones más altas a las que debemos acceder para resucitar todo lo que ha muerto en nuestras  vidas, ya sea prosperidad, felicidad, un matrimonio, o nuestro propio estado mental emocional. Debemos alcanzar Gólgota, matando a  la influencia del ego.  Gólgota es el reino de las Sefirot – las dimensiones altas, llamadas “el cráneo”-, que es el lugar también conocido como Atika Kadisha. Esta es la fuente de la espiritualidad y el reino desde donde TODAS las oraciones son contestadas. Es así como resucita la Luz que hemos perdido. Pero no puedes enseñar a un pueblo antiguo acerca de múltiples dimensiones  y flujo de energía y otros conceptos avanzados, literalmente. Es difícil hacerlo, incluso en nuestras clases de física en la escuela secundaria.

Con respecto a la idea de que Dios tiene un hijo, ahora sabemos que el Zohar es muy claro respect a esta idea: cualquiera que domine la Kabbalah es llamado El Hijo del Santo, el Hijo de Dios.

Y la Trinidad es, esencialmente, la Tríada Superior o las Diez Sefirot, conocidas como El Padre (Abba), de acuerdo al Zóhar. Las seis dimensiones intermedias son llamadas “el Hijo” (Zeir Anpin) y la realidad física, Maljut, llamada el Espíritu Santo.

He ahí. Justo en el Zóhar. El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo se refieren a los tres diferentes segmentos del Árbol de la Vida. Las Diez Sefirot. El modelo de realidad.

Los Kabbalistas nos dicen que todo este diseño de utilizar el Cristianismo como una parábola fue planeado para darles a los Israelitas que asimilaron el Cristianismo una línea de vida, un cordón umbilical de regreso a la Torá durante sus dos mil años de exilio. Esto se hizo para asegurar que no se perdieran y desconectaran de la verdad. Todo este plan fue también para beneficio de las naciones paganas, para darles una linea de vida de regreso a la verdad. De regreso a la Torá, para que cuando el Mesías realmente viniera- cuando la verdad del Zóhar fuera finalmente revelada a todas las naciones-, ellos reconocieran las enseñanzas de Jesús y regresaran corriendo a casa, hacia la Luz del Zóhar, la esencia y  fuente absoluta de las verdaderas enseñanzas de Jesus.

Vuelve a leer esa última frase larga un par de veces.

Los Kabbalistas incluso explican que los elementos paganos del Cristianismo también sirvieron para un propósito positivo. Ayudó a atraer a los paganos a lo largo de la historia y les dio el cordón umbilical a la verdad.

Por ejemplo, el Zóhar dice que la fuerza de la muerte es lo que mata nuestra felicidad. La fuerza de la muerte es, en sí, lo que acaba con un matrimonio. La fuerza de la muerte es lo que mata la prosperidad financiera. La fuerza de la muerte es la única causa de caos y dolor. La fuerza de la muerte entra a nuestra vida a través del ego. Cada vez que reaccionamos con ego, una gota de la fuerza de la muerte entra en nuestras vidas. Cuando son algunas gotas, la vida se vuelve un poco caótica. Conforme aumenta, también aumenta nuestro caos. Cuando la fuerza de la muerte alcanza una masa crítica, sucede  la muerte física, emocional y de cualquier otro tipo.

La única manera de limpiar la fuerza de la muerte es matando la influencia del ego. O muere la influencia del ego o morimos nosotros. Cuando finalmente acabemos con el control que tiene el ego sobre nosotros escalando las Sefirot, (ascendiendo a reinos espirituales más altos) y mediante nuestra transformación paso a paso, alcanzaremos la cima del Árbol de la Vida (las diez Sefirot, Gólgota) y ahora resucitaremos toda la Luz que perdimos en nuestro matrimonio, negocios o nuestro estado interno de ser.

Cuando eliminemos suficiente influencia del ego de la humanidad, entonces la resurrección incluirá la existencia inmortal del cuerpo físico, biológico. Este secreto esta escondido en la idea pagana de un Dios Mortal. Dios no muere. Una fuerza infinita ni puede caber en un cuerpo finito. Si Dios tomó forma humana y muriera, su muerte no sería mayor que la muerte de cualquier otro hombre. ¿Por qué? Porque si Dios es Dios,  no puede morir. Si toma una forma humana para morir por nuestros pecados, Su muerte no es mayor o menor que la muerte de cualquier otro hombre mortal. Para morir, debes ser mortal. Si eres Divino, eres inmortal.

¿Conclusión? Cada muerte en el mundo debe ser tan trascendental como la muerte de Jesús. Y es por eso que no valoramos la muerte de una persona anónima o de desconocidos.

Cuando empecemos a valorar la muerte de cada hombre de la misma manera en la que valoramos la muerte de Jesús, toda matanza terminará en el mundo. ESE es el secreto de la historia.

Por cierto, la idea de los Kabbalistas que mueren para limpiar los pecados de su generación también se encuentra en el Zóhar y es un principio fundamental de Kabbalah. El Kabbalista justo, sufre dolor para limpiar de juicio a sus semejantes. Su muerte expía los pecados de una generación. Es de aquí de donde el Cristianismo tomó la idea.

Jesus fue asesinado. Fué colgado de un árbol por intentar compartir Kabbalah y exponer la corrupción del Segundo Templo. El Nuevo Testamento nos dice en cinco diferentes ocasiones que Jesús fue colgado de un árbol.

Gólgota y la cruz son una parábola para las Diez Sefirot. ¡Punto!

Recientemente le pregunté a un miembro de alto rango del clero de la Iglesia por qué el Nuevo Testamento dice que Jesús fue colgado de un árbol. Me dijo que era un código y parábola. Le pregunté que ¿por qué aceptaba entonces el resto del Nuevo Testamento como una verdad literal en lugar de una parábola con conceptos tales como Gólgota y El Hijo de Dios? No tuvo respuesta. No puedes tener ambas ideas. O la Biblia que ha alcanzado a las masas es una parábola que debe ser decodificada, como lo dicen ambos Jesús y Rabbí Shimón, o todo es literal. No puedes escoger.

La muerte de Jesús en la cruz es una parábola del ego del hombre muriendo en el Árbol de la Vida – las Diez Sefirot – en lugar del ego prosperando en el Árbol del Conocimiento del Bien y el Mal.

El gran Kabbalista Rabí Akiva también fue asesinado por enseñar Kabbalah. Así también otros Kabbalistas de esta era, incluyendo a Rabí Ishmael y Rabí Yehudá ben Baba y Rabí Gamalial. La matanza de Kabbalistas fue la más grande masacre de la historia, en términos de importancia e impacto. Pero todo el mundo se familiarizó con la matanza de uno solo – Jesús.

ACCEDIENDO AL INFINITO

Aunque un Ser Divino infinito nunca podría caber en un cuerpo finito, los rayos de Luz emitidos por el Ser Infinito pueden fluir a través de un cuerpo eternamente.

Cuando el ego se haya ido, la Luz del Creador fluirá a través de cada persona, por siempre dándonos vida, ingenio, tecnología, paz mental y todas las piezas del rompecabezas para construir un mundo de paraíso que solo incrementará nuestra felicidad y plenitud eternamente.

Esa Luz nos está esperando en Gólgota, el reino de las Diez Sefirot que el Zóhar llama El Padre. Para los Cristianos, para poder alcanzar al Padre, necesitas las enseñanzas del Zóhar de Jesús, y necesitas alcanzar el reino de la Sefirot llamada “el Hijo” (también conocido como Zeir Anpin), las seis dimensiones arriba de nuestra realidad física. Esta es la Realidad del 99 por Ciento de la que aprendemos en Kabbalah

 LA LAMPARA SAGRADA

Ahora, observemos la historia. Al intercambiar el nombre de Jesús por Jaime o Esteban para exponer la verdad de que Jesús era el Mesías, pero no Dios mismo, podemos entender que era la Luz Divina de Dios fluyendo a través de Jesús lo que encendió las almas de los paganos a lo largo de la historia. Era su Luz lo que le daba a las naciones paganas un hogar hasta  que los Israelitas  se transformaran y finalmente exponer el Zóhar a todas las naciones del mundo.

Porque eso es para lo que fueron llamados los Israelitas; ¡para convertirse en una Luz para Todas las Naciones!

El Pueblo Sefardí veneraba el poder de Rav Shimón Bar Yochai y del Zóhar por la misma razón:  La Luz Divina fluye a través de  ellos.

Una lámpara es meramente una vasija que permite que la corriente eléctrica fluya a través de ella y producir luz en un cuarto oscuro. No le damos el crédito a la lámpara de ser la fuente de poder o de ser idéntica a la electricidad. Una lámpara no tiene poder propio ni corriente eléctrica como parte de su sustancia. Es la corriente eléctrica la que fluye a través de ella y que tiene el poder que  manifiesta la luz

Pero sí se  necesita la vasija, la lámpara, para manifestar el poder en el mundo físico , Sin la lámpara nunca veremos la luz, la electricidad  que puede traer.

Sin la vasija de un refrigerador, nunca podría manifestarse el poder de la corriente eléctrica para traer el frío.

Sin la vasija de un calentador, nunca manifestaremos el poder de la corriente eléctrica para traernos calor durante las frías noche de invierno.

El Zóhar  llama a Rabí Shimón “La Lámpara Sagrada”.

Y eso es lo que Jesús es para millones de millones de personas.

Una Lampara Sagrada.

Es el conducto que canaliza la Energía Divina del Zóhar –“corriente” de Dios – para todas  las naciones del mundo. El es su conexión de regreso al Padre. De regreso al Zóhar.

Es hora de abandoner  las parábolas y revelar la esencia de la verdad, porque así es como traeremos nuestra Redención y el fin  del sufrimiento.

La Ciencia Moderna nos permite  comprender el Zóhar y la verdad de la existencia , para que los Cristianos  puedan aceptar las enseñanzas de Jesús y el Zóhar, mientras que los Israelitas aceptan las enseñanzas de Rabí Shimón Bar Yochai.

Rabí Moisés David Valle dice que si estos dos grupos pudieran unirse bajo el mismo estandarte de la verdad, transformarían el mundo más allá de todo lo imaginable y la muerte llegaría a su fin.

Pesach y la Pascua de Resurrección se acercan, compartamos la verdad del Zóhar, la verdad del Ama a Tu Prójimo. Alcancemos Gólgota, Atika Kadisha, el lugar en donde todas las oraciones de la humanidad serán contestadas y la resurrección incluirá la resurrección de cada célula en nuestro cuerpo para que la muerte se erradique para siempre del paisaje de la existencia humana.

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

8 Responses

  1. Sarah Flores Luxat dice:

    Me interesa mucho este tema. Muy claro este articulo.

  2. Blanca dice:

    Gracias! Me interesa aprender más.

  3. nicola dice:

    que hay entonces de las señales, en el cuerpo de jesus, las señales de cuando lo crucufijaron,

  4. Erubiel Zurita dice:

    Gracias por el artículo, gracias por llevar la luz

  5. jaime dice:

    Hay algún grado de certeza que Jesus era Rabino??? Digo esto, ya que si hubiese tenido el título, se hubiera podido defender en el Sanedrín…….Me parece que el título de Moreh es más exacto.
    Saludos desde Chile.

  6. Muy interesante. Es hermoso.

Responder a Blanca Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>