LA PRUEBA DEL TIEMPO

Según la antigua sabiduría de la Kabbalah, “tiempo” es una ilusión.

“Tiempo” es un fantasma creado en parte por los cinco sentidos.

“Ayer”, “hoy” y “mañana”  en realidad están envueltos en un todo unificado.

Whoa!

Suena como algo loco!

Pero, adivina qué?

Unos 2000 años después que los kabbalistas revelaran este concepto audaz y radical, Einstein lo reforzó con su famosa Teoría de la Relatividad. Sin embargo, aunque es un concepto interesante y atractivo, por alguna razón desconocida, no podemos revisitar los momentos memorables del ayer.  Y seguimos sin prever los acontecimientos del mañana.  Y muchos de nosotros apenas podemos hacer frente al presente.

Wao!

Esto lo hace una ilusión impresionante.

Pero existe una razón para ello.

LA DEFINICION DEL TIEMPO

Einstein, y la cosecha actual de físicos en el mundo, todavía no tienen absolutamente ninguna idea de qué es el tiempo.   No tienen ninguna idea de por qué el “tiempo” se molesta en existir.  Ellos saben que el “tiempo” es como una banda elástica que se puede estirar y reducir, pero ¿por qué el tiempo está en nuestra cara?  No tienen una respuesta clara para esta pregunta.  Bueno, ahora vamos a descubrir lo que nunca las mentes más brillantes de la ciencia no han podido descubrir – la definición y el propósito real del tiempo.  Hace poco le di esta definición a uno de los mejores físicos de la ciencia de hoy.  El hizo una larga pausa y dijo: “Hmmmmmmmm.  Funciona”.   Fue Brian Greene.  Averigüen quién es él.

De todas maneras, estás listo?

Aquí vamos…

La Kabbalah define el tiempo como: La distancia entre causa y efecto;

El tiempo es: La separación entre acción y reacción.

Es: El espacio entre el hecho y el dividendo; el lapso entre el comportamiento de una persona y la repercusión inevitable;

El tiempo es: la brecha entre el crimen y la consecuencia y la distancia entre una buena acción y su recompensa.

Dentro de este “espacio” temporal, se  espera que la persona eventualmente se ilumine a la insensatez de sus formas negativas y reconozca los beneficios asociados con el crecimiento espiritual y la conducta positiva y no egoísta.

TACTICAS DILATORAS: POR QUE EXISTE EL TIEMPO?

Sin el tiempo, un hombre sería inmediatamente sancionado al momento que se comporte con egocentrismo, celos, intolerancia, y otras emociones reactivas.  De la misma manera, ganaría una recompensa inmediata con cada acción positiva y con la transformación de carácter.  Pero aquí yace el problema con este tipo de recompensa “eterna”:

A los animales se les enseña a comportarse de cierta manera a través del entrenamiento de respuesta inmediata.  En otras palabras, un delfín feliz llevará a cabo un doble ‘flip’ por un puñado de sabrosos, pequeños pescados.  O un poodle francés cesa de dejar charcos en la alfombra si se le regaña cada vez que tenga un “accidente”.  Según la Kabbalah, el alma de un hombre está a un nivel mucho más alto que el alma de un animal.  Por lo tanto, el hombre está impregnado con la característica casi-divina del “libre albedrío”, cuando se trata de cambiar sus costumbres y ascender la escalera espiritual.

El libre albedrío SOLO puede suceder cuando se inyecta el concepto del tiempo en la existencia humana y en los procesos de la vida.

Muy bien, todo esto tiene una desventaja: Por la existencia del tiempo, creemos erróneamente que la bondad y la benevolencia no tienen recompensa mientras que la maldad y la codicia no se castigan.   Es simplemente una táctica dilatoria.  Las respuestas retrasadas permiten la libertad de escoger entre el comportamiento bueno y el malo.   Recuerda que la mala conducta abarca mucho más que matar.  Unas palabras un poco crueles a tu vecino, cónyuge o amigo pone en movimiento el principio de causa y efecto también.  De hecho, según la Kabbalah el asesinar el carácter de una persona es a menudo igualmente de destructivo que cometer un homicidio físicamente.  Uno destruye el cuerpo, pero el otro daña el alma.

Así es como todo funciona:

Un hombre comete una fechoría: corta a alguien en la autopista. O maldice a su esposa o un amigo. O una mujer le da la receta equivocada a una amiga a propósito. O revela un secreto que su mejor amiga le confió.   O una persona le roba todo a su socio! O ¡alguien difama a un amigo porque está extremadamente celoso!

Ves la película?  Bien. Ahora, según la ley de causa y efecto, debe haber una consecuencia  negativa de inmediato.  Sin embargo, se echa un trozo de tiempo en el proceso de causa y efecto, entonces la consecuencia negativa se dilata en llegar.  La persona piensa que se salió con la suya – la acción cruel.

Puede ser aún más difícil: supongamos que hay una recompensa maravillosa esperando para esta persona porque hizo una acción positiva diez años antes o diez meses antes.  Sigue esto cuidadosamente: Ahora, en el momento preciso de la acción negativa, repentinamente quitamos el tiempo del proceso de causa y efecto concerniente a la previa acción positiva.  De repente, le cae una recompensa en la falda después de cometer una acción negativa.  Parece como si esta persona recibiera una recompensa por lo malhecho.  Parece que esta persona se salió con su crimen y se ha beneficiado en otras áreas de su vida.

O echa un vistazo a este escenario: Una persona decide hacer una buena acción.  Pero entonces la consecuencia que le toca a partir de una acción previa egoísta de repente les mira fijamente en la cara.  Por qué?  Porque se ha removido el trozo de tiempo de su proceso que demoraba la sentencia inmediatamente. Entonces, después de hacer su maravilloso acto de bondad, la vida de repente le golpea en la cabeza.

Esto crea la ilusión fantástica de que la vida carece de justicia verdadera y que la bondad no deja.   Es un espejismo simple pero impresionante de caos, desorden, azar e injusticia.  Esta visión caótica de la realidad ocurre porque somos personas de poca visión del futuro, que permitimos que el tiempo rule y dicte nuestras vidas.  Vivimos y morimos por el momento y por el impulso de satisfacer nuestro ego inmediatamente y constantemente.

HORA DE PAGARLE AL FLAUTISTA

Adivina qué? Todo el mundo se enfrenta a las consecuencias de sus acciones negativas, grandes y pequeñas, en algún momento en el futuro.  Puedes apostarlo.  Puede tomar meses.  Años. Décadas.  Aún varias vidas, según los kabbalistas antiguos.  Y adivina qué, también tienes el libre albedrío para dudar esta verdad y tirar este artículo a la basura! A propósito para apoyar más nuestro libre albedrío, las consecuencias de nuestras acciones negativas no siempre van a aparecer en la misma zona donde las iniciamos.

Presta atención: Una acción negativa y engañosa en los negocios no necesariamente tiene que producir una consecuencia negativa en la misma área de negocio.  Para nada. Muy bien pudiera producir una repercusión negativa en la relación familiar o en la salud de una persona.  Y puede llevarse a cabo unos años más adelante.  Ahora se vuelve aún más difícil conectar los puntos y percibir el orden subyacente y la relación de causa y efecto que gobierna nuestras vidas.

De repente, estos retrasos y momentos de consecuencia que aparecen en otras áreas de nuestras vidas hace parecer que la vida es desesperante, caótica, fortuita y completamente insana!

Todo es parte de la ilusión, una ilusión diseñada para darle al hombre el mejor regalo de todos – la habilidad de elegir un comportamiento que exprese bondad o crueldad, y por lo tanto ser la causa y el creador de su propia plenitud cuando por fin se dé cuenta que ¡la bondad merece la pena!  ¡A lo grande!

CONTROLAR EL TIEMPO

Aquí reside nuestro problema: Si resistimos nuestro ego, si lo frenamos, detenemos nuestra reacción y dejamos ir nuestra ira en un momento acalorado, entonces esperamos una inyección de Luz y bendiciones en nuestras vidas.  Por qué?  Porque en la Kabbalah aprendemos que cuando resistimos el ego, nos conectamos a la realidad del 99%, la fuente de nuestra buena fortuna.  Sin embargo, como hemos señalado, el tiempo se inyecta en el proceso para retrasar nuestra conexión con el 99%.  Esto es una prueba.  La prueba del tiempo.  Si reaccionamos y cometemos el error de decir: “Por qué no funciona?”; le hemos sumado aún más tiempo en la ecuación.  Causamos un retraso adicional a las bendiciones que se nos debe. Nuestras reacciones y nuestra conciencia crean nuestra realidad y afecta directamente la influencia del tiempo en nuestras vidas.

La clave para controlar el tiempo es el no reaccionar a él.  En lo absoluto.  Si la reacción de nuestra parte es cero, eliminamos la influencia del tiempo y por lo tanto recibimos la Luz y la energía que viene a nosotros.  Por supuesto, ninguno de nosotros tiene el poder de no reaccionar en lo absoluto, y no tenemos una conciencia de certeza perfecta.  Pero con respecto a la cantidad de certeza y no reacción a las “injusticias” aparentes en nuestras vidas, ése es el grado en que eliminamos la influencia del tiempo en nuestras vidas.

La prueba del tiempo es el no reaccionar a los retrasos de nuestra buena fortuna. La prueba del tiempo es el no reaccionar a la aparición “súbita” de caos.

He aquí una herramienta que puedes usar: Imagínate que realizas un acto de resistencia espiritual poderoso y dramático, oponiendo a tu ego y cortando tu ira, a pesar de que tengas justificación.  O demuestras certeza total cuando recibes una noticia lamentable sobre un negocio.  En lugar de esperar por el resultado positivo de tu acto de resistencia espiritual, date cuenta que el propósito de la vida no es el resultado, es más bien el acto de resistencia en sí.  A continuación, pretende que tienes una bola de cristal.  Mira en esa bola de cristal y ves claramente el milagro maravilloso que está llegando a tu vida. Cómo te comportarías y reaccionarías a la noticia lamentable si vieras el milagro que llega en la bola de cristal?

Serías feliz.  Obviamente. 

Así es que como debemos comportarnos cuando la vida nos reta.  Comportarte COMO SI vieras el resultado y la consecuencia en una bola de cristal.

Si te comportas como si lo viste en una bola de cristal, entonces serás y tendrás. Este es el poder del “comportamiento” proactivo.

En otras palabras, finges hasta que lo consigas.

Ahora, te estarás preguntando…

Quién creó todas estas reglas básicas para la existencia humana?

Qué es tan significativo sobre el libre albedrío?

Esto llamado el tiempo, tiene fin?

Quién o qué lanza el tiempo en la ecuación y lo remueve a voluntad con el fin de crear esta ilusión enloquecedora?

En realidad, de qué se trata la vida?

…Entonces tal vez sea hora de profundizar en la sabiduría de la Kabbalah.  Les sugiero el libro El Poder de la Kabbalah por Yehuda Berg.  Es un gran lugar para comenzar y un libro que debe leerse una docena de veces.  También regrese aquí con frecuencia ya que compartimos más ideas que darán respuestas a muchas de estas preguntas.

Entonces, por qué estos secretos kabbalísticos antiguos están siendo revelados al público por primera vez en la historia?

Ha llegado el momento.

Registra tu email para mantenerte informado de las más recientes noticias del curso de "Jesús y la Kabbalah".

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

1 Response

  1. Dayana dice:

    Gracias por compartir la sabiduria de la kabbalah en una forma tan explicita. 🙂
    He leido algunos libros pero esta pagina es una herramienta maravillosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*