HABLA EL ESTUDIANTE PAUL GOODMAN

Cuántas veces nos sentamos a ver las noticias preocupados al ver cómo el mundo se auto-destruye en un  mar de caos y pensamos: “Cómo desearía poder hacer algo… pero, Qué diferencia podría hacer mi pequeña participación?”. Alguna vez te has preguntado por qué es que pensamos así?.  La respuesta va a parecer cliché, pero aquí te va: Hola, ¡es tu ego!. En el momento en que nos animamos a actuar y decidimos hacer algo positivo, al mismo tiempo surge nuestra tendencia negativa que inyecta dudas al respecto.

Nuestro ego nos quiere hacer creer que como individuos somos inservibles, impotentes e insignificantes. Pero debemos entender que si el ego colectivo de la humanidad ganara esta batalla,  de igual forma,  la guerra entera también estaría perdida…Fin del juego.

Imagina si Einstein hubiera dudado de sus habilidades. O Churchill, Moisés, Tomás Edison, Julio César o los varios que dejaron una huella en la historia. Qué los hizo ser diferentes? El que creyeran en ellos mismos. Nada más.  Ahora viene el ego dándonos doble golpe: La Culpa.  Nuestra inclinación negativa simplemente nos convenció de que no podemos hacer la diferencia. Y ahora nos sentimos culpables de nuestra aparente falta de valor propio.  Así que, qué podemos hacer? Recogernos en nuestro caparazón, temblando, gimiendo, quejándonos?. Exactamente donde el Satán nos quiere tener.  Fuera de la vista, fuera de la mente, sin que nos tomen en cuenta.

Pero, cuál es la solución? Después de todo, yo no soy un santo.  Yo no soy un alma elevada. Yo no soy el Rav.

Tengo problemas de ego que simplemente no puedo controlar. Pues bien, permítanme compartir un secreto con ustedes. Un buen amigo me dijo una vez que no perdiera mucho tiempo aplastando a mi ego.  Me dijo que lo canalizara hacia un buen uso. Audaz, no?  Así que ahora voy a compartir un secreto personal contigo: Esta es mi receta de cómo todos podemos lograr un impacto positivo para hacer cambios y así mejorar el mundo.

Paso 1:

Envíame un correo electrónico a yhvh26@gmail.com  Escribe “Yo quiero luchar” en la línea de asunto.  Te enviaré un documento en pdf con docenas de links (enlaces) hacia blogs y websites lanzando miles de mentiras sobre el Centro de Kabbalah.  De antemano te advierto…es una lista larguísima!.

Paso 2:

Visita nuestro website www.kabbalahstudentsspeak.com y abre cualquiera de nuestras páginas de “controversia”. Copia el URL localizado arriba de la página, luego haz click en cualquiera de los links del documento en pdf que recibiste de mí.  Esto te llevará a uno de esos blogs negativos.  Luego responde a la secuencia de comentarios, escribiendo tu propio comentario y poniendo un link del URL de nuestro website (www.kabbalahstudentsspeak.com).  Haz comentarios cortos y trata de sobresalir. Prueba comentarios tales como “La verdad REAL sobre Kabbalah” o “Kabbalah – lo que sucede a puertas cerradas”.  Usa tu imaginación.  Haz un comentario que atraiga. No seas defensivo ni ofensivo.  Recuerda la Regla de Oro: combate la oscuridad con la Luz.

Un último comentario. En cierto punto tu ego va a volver a aparecer otra vez, solo que esta vez él o ella va a ser un poco más astuto.  Esa voz en tu mente va a decir “estás loco? En realidad crees que vas a cambiar el mundo por poner comentarios en el Internet?”  Solo recuérdate a ti mismo que solo se necesita de una llama pequeña para iluminar todo un cuarto oscuro.  Luego dile a tu ego que se vaya al infierno.

Mantente luchando en la batalla correcta.

Paul

Registra tu email para mantenerte informado de las más recientes noticias del curso de "Jesús y la Kabbalah".

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*