NACIMIENTO

David y Miriam Leon:

Hace unos cuatro  años y medio, mi esposa Miriam estaba embarazada de nuestro tercer hijo.  Como todo padre a la espera de un hijo, estábamos felices y excitados.  En su octava semana de embarazo, fuimos al primer examen de sonografía, el cuál da la primera indicación de cómo marchan las cosas.

Cerca de una hora después de haber comenzado el examen, la doctora se excusó un momento.  Luego de un largo período regresó al cuarto de examen y nos informó que tenía que darnos malas noticias.  El progreso del feto era anormal, específicamente los brazos, piernas y cuello no se estaban desarrollando de manera apropiada.  Basada en su extensa experiencia profesional nos dijo que nuestro hijo iba a nacer con síndrome de Down’s, en el mejor de los escenarios, y no quiso mencionar las posibilidades en el peor de los casos.

Para poder darnos mayor información necesitaba realizar una prueba adicional.  Esta prueba nos iba a dar un mejor cuadro de la situación pero tenía sus riegos.  Había una pequeña posibilidad de que la aguja utilizada le causara daño irreparable al feto.

En este momento recordé algo que nos había ocurrido de camino a la oficina del médico. Al caminar en el estacionamiento pasamos junto a una mujer conduciendo su auto, quien nos saludó.  No sé por qué, pero le pregunté a Miriam si esta mujer estaba embarazada.  “No”, me contestó’ “perdió a su bebé luego de un procedimiento de amniocentesis.”  Esta era la misma prueba que querían hacerle a Miriam.

Luego de muchos años de estudio de Kabbalah con Rav Berg, he desarrollado una gran apreciación por la interconexión de los diferentes eventos.  Pensé en esta mujer que habíamos encontrado y en el por qué de preguntarle a Miriam si estaba embarazada.  En ese instante sentí que había sido un mensaje y así se lo dije a mi esposa.  Quise llamar a mi maestro, Abe Hardoon, inmediatamente y pedirle su consejo.

Mientras le estaba explicando mis sentimientos a Miriam, la doctora había estado preparando los instrumentos para la prueba.  Cuando regresó a la oficina le dijimos que no íbamos a proceder con la prueba.  Se mostró sorprendida y muy calmadamente nos explicó porque pensaba que la prueba era esencial.  Nos preparamos para irnos.  Entendió que nuestra decisión era final y nos imploró que volviésemos cada dos semanas para monitorear el progreso del feto.  Iban a transcurrir 3 meses antes de poder hacer otra prueba conclusiva y mientras tanto quería monitorear al bebé .  Le dije que íbamos a regresar en tres meses.

Cuando llegaos a casa, llamé a mi amigo y maestro Rabí Abe Hardoon.  Me dijo que utilizara las herramientas de la Kabbalah y que recordase uno de los puntos más importantes de la Kabbalah-  que mente sobre materia es posible.

Desde ese momento comenzamos a utilizar las herramientas de la Kabbalah, especialmente el escaneo del Zohar.  Escaneaba el Zohar todas las noches por dos o tres horas, empezando a la medianoche.  Durante mi día de trabajo escaneaba cada vez que tenía un momento libre.  Una de las porciones que utilizaba con mayor frecuencia fue Tazria, en la cual Rabí Shimon bar Yochai (el autor del Zohar) habla acerca del proceso del nacimiento y los secretos que envuelve.

Quiero enfatizar que fue una época muy difícil para nosotros y mis emociones corrían en los extremos.  Había momentos en los que escaneaba y pensaba- ‘cómo el mirar un pedazo de papel va a cambiar el cuerpo de mi hijo?’  Inmediatamente después pensaba en Rabí Shimon y mientras escaneaba meditaba en él, implorando su ayuda.

Pasaron los tres meses y fuimos a nuestra cita con la doctora.  En cuanto llegamos nos pasaron con la doctora y esta estuvo una hora examinando a Miriam minuciosamente.

Luego de dejarnos por largo rato a solas en la oficina, regresó y simplemente dijo: “Me encanta dar buenas noticias.  El bebé está completamente saludable.”

Registra tu email para mantenerte informado de las más recientes noticias del curso de "Jesús y la Kabbalah".

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*