MILAGRO EN ESTAMBUL

La siguiente historia proviene de mi hijo, David Phillips.  Ocurrió el pasado Shabbat, 7 de mayo de 2011.

Algo impresionante me ocurrió esta semana en Estambul, Turquía.  Estaba allí visitando la familia de mi novia, Deni Ben Ezra.  Por primera vez estaba en este país y también era la primera vez que visitaba la familia de mi novia.  También era la primera vez que cruzaba el Atlántico.  El padrastro de mi novia, Zeki, se encontraba muy enfermo, en los momentos finales de linfoma.  Se encontraba muy cerca del fin.  Zeki nunca había asistido a un Shabbat cabalista.  Él era el hijo de un COHEN y por lo tanto un COHEN también.

Al principio, verlo fue un tanto aterrador.  Se encontraba extremadamente delgado y no podía ganar peso.  En realidad, perdía peso día a día.  Por la noche se quejaba constantemente de dolor y no podía dormir.  No había podido trabajar en tres meses ya que estaba postrado en cama.

La familia de Deni, su mamá, abuela, tíos y tías, nunca fue amante de la religión.  Entendían que era sólo dogma y que nunca podía explicar el por qué de las cosas.  Haces las cosas porque la Biblia lo dice y no sabes por qué las haces.  Sabían de antemano que yo estaba envuelto en el estudio de la Kabbalah y ahora los estaba conociendo por primera vez.

Deni les había explicado que la Kabbalah no tenía nada que ver con la religión dogmática y organizada.  De hecho, se trata de remover la separación y el conflicto que la religión ha causado.  Le explicó a su mamá que se trata de unir a todas las personas.  Le expliqué a todo el mundo que la Kabbalah no es una religión y que existe una razón detallada y específica por la cual hacemos cada ritual y observamos cada precepto.

De cualquier manera, llegué a Turquía justo antes de Shabbat.  El sábado, viendo el dolor en el que Zeki se encontraba, decidí explicarle a todo el mundo el poder de la Tercera Comida de Shabbat y del kiddush (la bendición sobre el vino) y hacer ésta con la familia.  Expliqué que íbamos a estarle enviando energía de sanación a Zeki y que conectaríamos con las almas de los justos que dejaron este mundo en este momento de Shabbat: Moisés, José y el Rey David.  Les añadí que tendríamos la ayuda de estas almas, según nos explican los Cabalistas y el Zohar.

En mi mente le pedí a Rabí Shimon, al Rav y a Karen Berg que cuidasen de esta alma y que conectaran a Zaki con la misericordia, para que no tuviese que sufrir tanto.  Entonces hice el kiddush como lo había aprendido en el Centro, con las meditaciones y la conciencia cabalistas.

La Tercer Comida de Shabbat es un momento para conectar con la sanación y fortalecer el sistema inmunológico.  Según el Rav me enseñó, hay una Luz específica disponible en este momento, el cual es el más importante y elevado del Shabbat.  La Tercera Comida es simplemente el punto más elevado, más que la lectura de la Torah en la mañana.

Más tarde en la noche cenamos en el apartamento de la abuela de Deni, en el piso superior.  Para sorpresa de todos Zeki pudo subir las escaleras y compartir la cena con nosotros.  Esta era la primera vez que se encontraba fuera de la cama  y sin quejarse de dolor en meses.  Era la primera vez que lo veía sin dolor desde que lo conocí.  Fue algo asombroso de ver.

Entré al comedor mientras todos comían y Zeki se detuvo.  Me miró fijamente a los ojos y me dijo “ Eres un milagro.  Esto es un milagro.  El que me sienta como me siento ahora luego del dolor que sentía es un milagro.”  Entonces añadió “Puedes contarle esta historia a quién quieras, la forma en que me siento es un milagro.”

Inmediatamente pensé “ Dios mío, Karen lo hizo.  El Rav, Rabí Shimon bar Yojai lo hicieron.”  En la mañana siguiente condujimos en auto más de una hora hasta la costa para el desayuno.  ¡Zeki fue con nosotros!  Estábamos todos juntos con los primos y la familia.  Yo estaba sumamente asombrado de que hubiese podido acompañarnos a un sitio tan lejano.  Sus hijos estaban sumamente contentos de verlo sentirse mejor.  Fue un momento muy especial.

Le había dicho con anterioridad a Deni que no podíamos olvidarnos del milagro.  Muchas veces el Oponente, el ego, viene y nos prueba.  Pero este milagro no debe y no puede ser olvidado o puesto en duda.

Durante la semana Zeki se puso progresivamente más enfermo y el dolor regresó.  Una noche simplemente no podía dormir.  Estaba golpeando las paredes, frustrado por lo intenso del dolor.  Su sufrimiento no se abatía.  Así que le leímos del Zohar.  Le dijimos que buscara dentro de sí la causa de su dolor.  Y que le rogara a Rabí Shimon bar Yojai, el autor del Sagrado Zohar, que lo ayudara a encontrar la causa de su dolor ya que esto lo iba a ayudar a salir del sufrimiento y dejarlo descansar.  Y de pronto estaba roncando, abrazado al Zohar mientras dormía plácidamente.

Las cosas se pusieron peor para el siguiente Shabbat.  Tuvieron que llevar a Zaki al hospital pues ya no podían cuidar de él en la casa.  Las altas dosis de medicamentos para el dolor lo tenían somnoliento.  Le dije a todo el mundo durante la semana que sin importar lo que pasara teníamos que inundar su alma con Luz y misericordia.  También les hablé del hecho de que Zeki dormía abrazado al Zohar todas las noches.  Lo más importante era que Zeki continuó recordando y apreciando el milagro durante todo este tiempo.

El jueves fuimos a visitarlo al hospital.  Cuando entramos me miró fijamente y me dijo “Voy a estar mejor”.  Estaba asombrado porque hacía apenas una semana que conocía a este hombre y no miró  su familia hasta que me dijo esto.  Estaba sobrecogido.  Comprendí que Zeki podía sentir el poder del Zohar.

Esa noche estuve despierto por dos horas,  llorando desconsoladamente mientras recordaba su mirada.  Me estaba ahogando con mis lágrimas.  Estaba asombrado porque no podía entender porque me importaba tanto.  Lo acababa de conocer.  Todavía lloro mientras escribo esto en Estambul.

Justo antes del Shabbat le dije a mi novia que si Zeki partía durante el Shabbat sería un milagro maravilloso porque su alma evitaría todo el dolor que sentimos después de la muerte.  Según el Zohar uno tiene que tener el mérito para partir en Shabbat y evitar el proceso de purificación por el cual el alma pasa luego de la muerte.

Llegó el Shabbat.  Le dije a la familia que estaría feliz de hacer la Tercera Comida, esta vez con toda la familia (los otros miembros de la familia de Zeki se encontraban con nosotros).  Íbamos a meditar y usar el poder de la Tercera Comida para enviarle Luz a Zeki y despertar la energía de misericordia.

Se suponía que hiciéramos la Tercera Comida a las 4:00 pm.  Pero como la hija de Zeki no iba a poder estar con nosotros, lo adelantamos para la 1:00 pm.  Me tardé en la lectura de la Torah en la sinagoga en Estambul y llegué a las 2:30 p.m.

Pesábamos comer primero y luego hacer la Tercera Comida.  Pero la mamá de Deni se negó.  Quería hacer la Tercera Comida y después comer.  Hicimos la Tercera Comida, la bendición del vino y cantamos la canción cabalista Yedid Nefesh, que contiene el poder del tetragrámaton, el Nombre de Dios de Cuatro Letras.  Este es el Nombre de Dios más poderoso.  Esta conexión y este nombre canalizan toda la Luz y la misericordia de los mundos superiores hacia nuestro mundo.  Todos meditamos en Zeki, quien como dije era un Cohen.  Nuevamente pedí la asistencia del Rav, Karen y Rabí Shimon para que nos ayudaran y para que lo que fuese a ocurrir ocurriese de la manera más misericordiosa posible.

¡Para ser honesto, yo no tenía certeza absoluta pero no me importó porque sabía que el Rav y Karen sí la tenían e iban a hacer el trabajo!

En el momento en que terminamos la conexión sonó el teléfono.  Mi corazón se detuvo por un instante.  Supe inmediatamente lo que estaba ocurriendo.  El Rav y Karen lo habían hecho.  La Kabbalah había vuelto a funcionar..  Yo estaba anonadado porque sólo las almas más grandiosas dejan el mundo en Shabbat.  Y sólo las almas más elevadas dejan el mundo durante la Tercera Comida de Shabbat.

Zeki había dejado el mundo mientras hacíamos el kiddush de la Tercera Comida de Shabbat y meditábamos sobre él.

La familia corrió hacia el hospital y confirmó que Zeki había dejado este mundo durante el momento más elevado del sagrado Shabbat, exactamente mientras meditábamos en él.  Regresaron a la casa y el hermano de Zeki, a quién había conocido unos minutos antes del kiddush, se acercó a mí.  Comenzó a llorar.  Dijo “Mi hermano esperó a que dijeses esta oración por él durante la Tercera Comida de Shabbat.  Lo ayudaste a dejar este mundo de la manera correcta.  Jamás te lo podré agradecer adecuadamente.”

Según ocurrió, el corazón de Zeki se había detenido durante la mañana pero había vuelto a latir.  Sólo mientras se recitaba el kiddush su corazón latió por última vez y pudo partir y estar en paz.

Decir que estaba asombrado es decir poco.  No podía creer que había partido justo en ese momento.  Justo había explicado como Moisés, José y el Rey David habían partido en ese momento.  Había escuchado acerca del poder de la Tercera Comida desde que era un niño. El Rav nos lo explicaba en cada Shabbat.  Así que tenía una verdadera apreciación por lo que había sucedido.  Pero esta gente no tenía una idea de lo que verdaderamente significa la Tercera Comida.  Sin embargo estaban sobrecogidos por ella.

¿Y quién era este hombre que había partido justo en ese momento?  Y yo ni siquiera conocía al hermano de Zeki.  Lo acababa de conocer.  ¿Cómo podía sentir la energía de la Kabbalah y la Tercera Comida tan vívidamente?

La mamá de Deni me abrazó anegada en llanto, dándome las gracias por toda la Luz que le había traído y dijo que era un milagro.  Esto asombró a Deni.  Estaba anonadada de que su mamá se hubiese abierto de esa manera.  La hija de Zeki también me abrazó y dijo que era un milagro.  El hijo de Zeki estaba diciendo que era un milagro.  ¿Cómo podía esta gente sentir la energía del milagro cuando ni siquiera sabían sobre la Tercera Comida y el mérito de que un alma parta en ese momento?  ¿Por qué estaban tan agradecidos de esta oportunidad de experimentar la Tercera Comida, el kiddush, y que su padre dejara al mundo en este momento en vez de sentir el dolor y sufrimiento que la mayoría de la gente siente?  Me deja sin aliento ver el poder que la Kabbalah le puede otorgar a una persona.

A la mañana siguiente llamé a mi padre para contarle la historia y dejarle saber que iba a regresar dos días más tarde pues la familia me había pedido que me quedara al funeral.  Lloró mientras le contaba la historia.  Fue un momento muy intenso.  Me dijo que Michael Berg había explicado durante su homilía en el Shabbat de Los Ángeles dos puntos importantes: El primer punto que Michael explicó fue sobre el Cohen.  El segundo fue acerca de la muerte; sobre como la muerte no era cierta y otros secretos cabalísticos acerca del Cohen, la muerte y las fuerzas del juicio.  Michael también dijo que aunque una persona parece haberse ido, aún está con nosotros, en una realidad más real que la nuestra.  Somos nosotros los que sufrimos y tenemos que arrancar las cortinas para ver y experimentar la verdadera realidad.  Somos nosotros los que estamos limitados.  Pero se acerca el tiempo en que la ilusión de la muerte se terminará por siempre.

Estaba temblando cuando mi papá me contó esto.  ¿Cómo era posible que Michael Berg estuviese hablando en Los Ángeles sobre lo que me estaba pasando a mí en Estambul?  Zeki, un Cohen, había experimentado su primera Tercera Comida y conexión de Shabbat cabalistas y experimentó el milagro de mejorar su dolor.  Una semana más tarde deja el mundo en el momento preciso de la Tercera Comida.

Estaba anonadado.

¡Qué grande el poder de Shabbat y de la Luz.

Billy Philips

Billy Phillips es estudiante del Kabbalista Rav berg y Karen Berg desde 1989. Ha tenido el papel decisivo de ayudar a que la Kabbalah sea accesible a las masas, trabajando en proyectos tanto privados como públicos bajo la guía del Kabbalista Rav Berg. Ha ofrecido conferencias acerca de una variedad de temas, siendo el más notable la profunda conexión entre Kabbalah, el Cristianismo, el Islam y el mundo de la Ciencia.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>